La adicción a las compras o la compra compulsiva, también es conocida como oniomanía, es una patología del control de los impulsos que forma parte de las adicciones sin sustancias. Se caracteriza principalmente porque sientes una intensa e irrefrenable necesidad de comprar de forma masiva y continuada. Pero lo más representativo de la compra compulsiva no es lo que haces con lo que compras, ya que en la mayoría de casos se trata de objetos superfluos de los que te olvidas con facilidad, sino la falta de control que experimentas.

 

 

A pesar de que esta conducta te hace sentir bien a corto plazo, es muy difícil de controlar, y estos impulsos te generan consecuencias que pueden afectar a tu salud. El motivo es que no te permiten distinguir entre lo que realmente necesitas y lo que deseas, además de que, al igual que ocurre con todas la adicciones, se crea un círculo vicioso de dependencia.

El ciclo comienza cuando sientes un impulso de comprar que suele estar causado y acompañado por sentimientos de ansiedad, estrés, irritabilidad o nerviosismo. Estos se mitigan temporalmente después de cada compra que realizas. Pero, tras un corto período de alivio adulterado, experimentas una sensación muy aguda de culpabilidad que, a pesar de su intensidad, no te paraliza ni te obstaculiza a la hora de comprar de forma compulsiva nuevamente.

Y es que cuando padeces adicción a las compras compulsivas, no eres tú el que tiene el control de tus acciones, sino tus propios impulsos. 


Síntomas de la adicción a las compras compulsivas

Si bien es cierto que las compras compulsivas y las normales no se distinguen con facilidad desde un punto de vista externo, sí que es común que presentes alguno de los síntomas que te contamos a continuación:

– Tener altos niveles de ansiedad o estrés cuando visitas un centro comercial u otros emplazamientos en los que puedes comprar.

– Experimentar impulsos para comprar que te resultan irresistibles, y a la par, ajenos y confusos.

– Tener preocupaciones recurrentes con respecto a las compras que interfieren en tu vida personal y afectan tu bienestar.

– Percibir un deseo de resistirte pero no poder contenerte a comprar.

– Sentirte aliviado y satisfecho tras realizar la compra, pero culpable después.

– Comprar frecuentemente objetos que no necesitas y en cantidades mayores de las que se consideran normales.

 

 

Cabe recalcar que estos episodios no sólo pueden producirse en épocas en las que experimentas altos niveles de estrés, sino que también puedes comprar de manera desmesurada cuando estás realmente contento y feliz o cuando estás triste.

Asimismo, es importante que recurras a la ayuda de un especialista cuando empiezas a notar que pierdes el control sobre tus impulsos, ya que el número de sucesos tiende a magnificarse con el tiempo, en lugar de reducirse.

El tratamiento de la compra compulsiva

Tal y como ocurre con el resto de adicciones, el primer paso para poder combatir y tratar la compra compulsiva es reconocer que tienes un problema. La ayuda de un profesional especializado en el campo es imprescindible para superar esta dependencia. Sin embargo, también es fundamental que tu decisión de afrontar este problema sea firme, al igual que lo será la colaboración de las personas más allegadas de tu entorno.

Es muy importante tratar este problema debidamente, ya que puede derivar en otras adicciones y en trastornos psicológicos de distintas índoles. Recuerda también que cualquier tipo de adicción resulta muy perjudicial tanto para tu bienestar como para tu salud.  

Consejos para prevenir y superar la adicción a las compras

Como ya te hemos comentado, la adicción a las compras compulsivas es un trastorno grave que requiere de tratamiento y en el que la atención primaria es imprescindible. Debido a que vivimos en una sociedad cada vez más enfocada al consumismo, es clave que seas consciente de tus limitaciones y que no te avergüences de ellas. 

A continuación, te vamos a contar algunos consejos para la prevención, y para evitar posibles recaídas durante el tratamiento para superar la adicción a las compras.

– En la medida que te sea posible, evita ir por los lugares en los que exista una asociación directa con comprar de forma compulsiva, como los centros comerciales o las tiendas en las que solías comprar más productos innecesarios.

– Si no te queda más remedio que acudir a alguno de estos establecimientos, es mejor que vayas acompañado de una persona que conozca tu problema y te pueda ayudar a controlar tus impulsos. Naturalmente, no vayas en compañía de esas personas con las que solías comprar de forma compulsiva, ya que podrían ser un agente incitador y agravar aún más la situación.

– Cuando tengas que hacer una compra en concreto, piensa detenidamente si lo que vas a comprar es realmente algo que necesitas, o si se trata de un capricho momentáneo.

– Lleva un control exhaustivo de todos los gastos que haces mensualmente. De esta forma, podrás garantizar de que tu desembolso no se dispara en ninguna ocasión.

 

 

– Asimismo, procura no prestar especial atención a la publicidad de los productos que se dan en las diferentes plataformas.

– Cuando salgas de casa, no te lleves tarjetas de crédito ni de débito. E, igualmente, tampoco te lleves billetes grandes para que no tengas la tentación de gastarte el dinero en objetos que no necesitas.

– Evita a toda costa las compras en línea. Las compras a través de una pantalla te pueden ofrecer cierta sensación de seguridad que en el fondo no es real, y que agrava aún más el problema.

– No aceptes que te envíen publicidad o promociones sobre nuevos productos a tu casa.

Rechaza las líneas de crédito personal. 

– Cada vez que sientas la tentación de comprar, realiza otras actividades placenteras que sean beneficiosas para tu salud.

Refuerza tu autoestima y potencia tu bienestar.

En definitiva, la adicción a las compras compulsivas es un trastorno grave que puede ocasionarte otros problemas igualmente importantes para tu salud y bienestar. Por eso, es fundamental que busques ayuda profesional si sientes que no tienes el control sobre tus impulsos.

Y recuerda que es fundamental cuidarnos, tanto por dentro como por fuera. Así, el método método Crear Salud trata precisamente de eso, de darte las claves para que aprendas a cuidarte de ti mismo y lograr así un bienestar integral.

Necesitamos adoptar unos hábitos saludables, llevar a cabo una correcta nutrición y tener una vida más activa. Pero, además, debemos cuidar de nuestro interior, y para ello podemos usar la app Siente aquí puedes descargarla y probarla- que, a través de sesiones de mindfulness y ejercicios de psicología positiva te darán las bases para mejorar tu bienestar, reducir el estrés y acercarte a una vida más feliz.


Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!