¡Sé flexible! Una de las principales causas de sufrimiento es la rigidez mental, es decir, mantener una actitud inflexible hacia la gestión de ciertos imprevistos. Cuando en tu rutina cotidiana observas hechos inesperados que te hacen sentir estrés y angustia, entonces, debes prestar atención a este tipo de actitudes que provocan desbordamiento vital y desecharlas a través de la meditación. Si no son trascendentes no merecen tu preocupación.

Y es que la falta de flexibilidad se manifiesta incluso en los detalles más sencillos, por ejemplo, cuando quedas con un amigo para un plan de tarde y te propone un cambio de hora en el último momento. Ser flexible significa conectar con la sabiduría propia de la vida, ya que la vida no es una película previsible de principio a fin. En realidad, esa costumbre de planificar hasta el más mínimo detalle muestra un claro ejemplo de autoengaño humano, que provoca aparente sensación de seguridad al saber qué se va a hacer en cada momento.

Sin embargo, no solo los cambios son constantes, sino también necesarios. Así lo muestra la necesidad de salir de la zona de confort. De lo contrario, te quedas estancado en los márgenes de una rutina totalmente previsible.

Ser flexible implica ser positivo

Como consecuencia de esta falta de flexibilidad emocional te pierdes muchas de las cosas buenas de la vida. Por ejemplo, permaneces ajeno al fluir del presente y al ritmo de la vida que te rodea. Ser flexible significa tener una capacidad de respuesta positiva ante los cambios externos, consciente de que lo más importante es la estabilidad interior.

Si eres una persona que necesita tener una agenda programada al milímetro, estás siendo esclavo del tiempo en lugar de sentirte libre para tomar decisiones en contacto con el aquí y el ahora. Es decir, ten presente que las circunstancias externas pueden romper tus expectativas en tan solo segundo.

Por esta razón, la flexibilidad es la mejor forma de respuesta ante este tipo de situaciones inesperadas. De hecho, el efecto directo de vivir con esta falta de flexibilidad es la frustración constante al observar cómo se rompen tus expectativas. Es decir, sientes que la realidad no está a la altura de ese ideal que tú has imaginado en tu interior.

Adquiriendo flexibilidad a través de la meditación

No obstante, para ser sinceros, esta actitud flexible a nivel interno no es innata, sino que se debe entrenar. Por tanto, tienes que desaprender algunos hábitos que limitan tu felicidad para adquirir aquellos que den lugar a otras habilidades con las que puedes transformar tu vida.

Por ejemplo, puedes aprender a meditar para desconectar del mundo exterior y centrarte en ti mism@ a través de la reflexión consciente, el silenciamiento mental y la conexión con el presente. Sin duda, meditar en casa es un hábito saludable para fomentar una actitud de apertura emocional y de búsqueda personal de nuevas posibilidades.

A través de la meditación vipassana adquieres la sabiduría interior para diferenciar las cosas importantes de aquellas que son secundarias. Es decir, aprendes a no perder energía mental en asuntos sin trascendencia.

Por medio de esta técnica de observación puedes comprender que el cambio es la esencia fundamental de todo lo que existe. Es decir, recuerda aquel mensaje filosófico que afirmaba: “Todo pasa, nada permanece”. Por esta razón, no te desgastes psicológicamente en el presente por una circunstancia que no tendrá el mismo significado dentro de un año. Desde este enfoque todo es relativo.

Y este pensamiento puede ayudarte a poner las cosas en su contexto, en lugar de generalizar un dolor al dramatizar la realidad. Así como cuando observas el transcurrir de un río, sientes ese fluir natural del agua, también puedes aplicar esta metáfora de la naturaleza a tu propio mundo interior. Porque las emociones y los sentimientos también son cíclicos. Así ocurre, por ejemplo, ante el volcán de la ira o el enfado que surge con fuerza y desaparece al poco tiempo.

Por medio de esta técnica también puedes comprender que el origen del sufrimiento no está en la realidad en sí misma, sino en la interpretación que la persona hace de los hechos a partir de una subjetividad que está condicionada por su propia experiencia.

Por tanto, recurriendo a la meditación y la Psicología Positiva tendrás el poder de transformarte a ti mismo como principal agente del cambio que asegurará tu felicidad.

¡Sé flexible, sé humilde, sé feliz!

Vivir con la sabiduría de saber que todo pasa y nada permanece significa comprender que eres menos vulnerable ante las circunstancias externas y que tienes el poder de tomar decisiones. De esta forma, a través de la práctica de la meditación puedes fomentar tu estabilidad de ánimo para no venirte abajo con cada frustración o decepción personal.

Recalcamos la idea de que no puedes identificarte con tus éxitos pero tampoco con tus fracasos, ya que ni el triunfo ni la derrota son elementos permanentes sino estados pasajeros. Este aprendizaje es muy importante para no poner la autoestima en manos de la aprobación externa y la fama. Además, debes ser flexible para tener la humildad de concederte el permiso de cambiar de opinión. 

La propia esencia del cambio está presente en el ser humano. Es decir, como persona, estás en un proceso de transformación constante. Si echas la vista al pasado para hacer un balance de tu trayectoria vital puedes observar cómo sigues siendo la misma persona de siempre, pero, al mismo tiempo, eres diferente. Es decir, el cambio personal se sustenta sobre la base de la propia identidad.

La vida sería muy aburrida si fuese una línea recta. Existen muchos matices y detalles en el mapa de tu vida. Y solo puedes disfrutar de estos matices cuando te abres a la novedad con confianza y prudencia. Ingredientes que puedes entrenar a través de la meditación como una forma de estar en el mundo.

El baile de la vida está marcado por distintos ritmos puesto que el ritmo de la tristeza es distinto al de la alegría, por ejemplo. Al ser flexible desarrollas nuevos recursos para transformar la realidad de los hechos con tu propia mirada de flexibilidad. Por ejemplo, en una situación de tristeza, aprendes a no quejarte por lo ocurrido, sino que buscas soluciones prácticas para avanzar en la dirección deseada con la meditación en casa como hábito frecuente. 

 

 

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!