La falta de conocimiento en occidente sobre la meditación ha dado lugar a muchos malentendidos. Hay multitud de creencias erróneas que se han ido extendiendo acerca de esta práctica. Sabemos que esto es producto del desconocimiento, por eso no hay nada mejor que la información y la práctica para conocer en profundidad lo que es la meditación y lo que supone.

Se leen y se escuchan muchas cosas acerca de la meditación. Todos los profesionales de la salud se han hecho ya eco de esta práctica tan beneficiosa para nuestra salud. Aunque, desde nuestro punto de vista occidental tenemos la tendencia a razonar e intentar comprender esta poderosa herramienta de un modo superficial. Y nos quedamos sin saber realmente lo que es la meditación, que es mucho más de lo que podamos pensar y de lo que nos hayan podido comentar por encima.

Monje meditando

Fuente: Pixabay/sasint

Es común pensar que la meditación es solo para unos pocos, que no todas las personas pueden realizar esta práctica, y que hay que tener algunas habilidades o condiciones especiales. También suele asociarse a temas religiosos o místicos, y que forma parte de determinadas creencias. A muchas personas les puede causar rechazo e incluso prefieren no profundizar mucho en lo que supone la meditación.


Lo cierto es que se ha establecido en occidente como una herramienta práctica que tiene multitud de posibilidades. En el ámbito científico y en las disciplinas sanitarias donde se desarrolla se ha denominado como Mindfulness o atención plena. La meditación puede representar muchas cosas y hay muchos conceptos que la definen, por eso puede resultar algo confuso, si atendemos a los conocimientos de forma aislada y no en su conjunto. A lo largo de este texto nos proponemos orientarte sobre lo que no es la meditación y lo que sí es.

Concepciones erróneas sobre la meditación

Es innegable que, en occidente, hay una visión distorsionada acerca de lo que supone la meditación. Es normal que esto suceda cuanto intentamos comprender o explicar algo que procede de otra cultura y tiene unas raíces milenarias. Además, siendo algo reciente para nosotros. Desde la perspectiva occidental existen otros intereses y se plantean otras cuestiones. Vamos a aclarar algunas de las concepciones erróneas que, la mayoría de nosotros, tenemos sobre la meditación.

La meditación no es una medicina alternativa

La meditación no se presenta como un remedio para sanarnos, ni representa un medio para la curación de enfermedades. No se trata de una medicina alternativa, no tiene tales pretensiones. A través de esta práctica cualquier persona puede indagar y profundizar hasta donde considere; lo más aconsejable es hacerlo sin ningún tipo de expectativas. Puesto que se trata más bien de un proceso de autoconocimiento y concentración, no hay que llegar a nada y, por lo tanto, no tiene ninguna finalidad.

La meditación no es solo para místicos y personas espirituales

Es una imagen muy común, cuando hablamos de meditación nos imaginamos a un monje con una túnica naranja, sentado y con las piernas cruzadas, concentrado en un sonido como el “Ommmmm”. Es la imagen que tenemos de los budistas y que hemos asociado completamente con esta práctica.

Lo cierto es que la meditación es mucho más. Es una práctica abierta a cualquier persona, no es necesario formar parte de ninguna religión ni tener unas determinadas creencias. Es una herramienta que está a disposición de cualquier persona que tenga interés en profundizar en su práctica. Se puede ser una persona escéptica y beneficiarse de lo que implica la meditación. Es posible practicarla de muchas formas, de hecho, hay cientos de formas de meditaciones, cada persona puede elegir la que más le convenga o con la que sienta una mayor comodidad.

Meditación

Fuente: Pixabay/koniggirl

La meditación no te asegura la felicidad plena

También hay quienes venden la meditación como un recurso para llegar a la felicidad plena, encontrar el éxito que tanto ansiamos, alcanzar la fortuna y la fama. Todo esto forma parte del circo de los que venden humo. Aprovechan la popularidad de esta práctica y su consideración científica, para ofrecer algo que nada tiene que ver con la esencia de la meditación.

Como hemos dicho anteriormente en la meditación no hay expectativas, es un simple encontrarse con uno mismo, profundizando en las sensaciones y observando todos los pensamientos, emociones y automatismos que emergen. No hay una finalidad. Con el tiempo puede suponer un cambio de actitud y una amplitud de visión y perspectiva. Algo que es cierto que nos puede beneficiar de forma considerable. Realmente, nada nos puede asegurar la felicidad plena, ya que es algo que depende sobre todo de nosotros mismos.

Meditación no es aislarse del mundo y dejar de pensar

Así es como vemos desde nuestra perspectiva muchas veces la meditación, como una técnica que requiere de un aprendizaje para que podamos aislarnos del mundo que nos rodea y dejar de pensar. No hace falta ser ni un ermitaño ni un asceta, de hecho la meditación nos ayuda a reconectarnos con el universo. No tiene nada que ver con el aislamiento.

Tampoco significa tener que dejar de pensar, ni hacer el esfuerzo por no pensar, simplemente se trata de observar y reconducir los pensamientos, sabiendo que forman parte de nosotros y no tiene sentido luchar contra ellos. A través de ella no se busca nada, sencillamente se encuentra. Representa un estado de plena consciencia. por lo que es un proceso activo, no pasivo.

Actividad mental

Fuente: Pixabay/stux

Estas son algunas de las concepciones erróneas más comunes. Aún nos queda mucho que aprender acerca de esta práctica, pues como hemos indicado, pretender entenderla desde nuestra cultura, nuestras costumbres y educación representa todo un reto.

Se pretende hacer mucha teoría acerca de esta práctica, aunque solo es posible comprenderla realmente, y entender su significado, a través de la experiencia. Procura al menos no creer, y cuestionar, todo lo que te digan sobre la meditación. Si quieres saber en qué consiste, compruébalo.

Cada vez más expertos del mundo de la medicina y la psicología insisten en la importancia de cuidar de nuestra mente, tal y como propone el método Crear Salud. Debemos ser conscientes de que para llevar una vida saludable también necesitamos nutrirnos adecuadamente y activarnos haciendo cosas que aporten a nuestro bienestar integral. Herramientas como la app Siente – que puedes descargarte aquí – pueden ser grandes aliadas en tu camino a una vida libre de estrés. Su metodología es sencilla de usar, pues incluye el mindfulness y la psicología positiva para mejorar tu bienestar, reducir el estrés y, de paso, ser más feliz.


Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!