La depresión de Navidad, también conocida como el blues de Navidad o la depresión Blanca, es un fenómeno cuyos síntomas aparecen durante las festividades de finales de año.

Se caracteriza porque pierdes el interés por estas fechas y caes en un período de depresión transitoria. Precisamente porque este malestar es eventual, los expertos no lo consideran un trastorno psicológico, sino un estado de ánimo negativo y temporal. 

Si bien es cierto que la depresión blanca está directamente relacionada con la Navidad, también hay otros factores que debemos tener en cuenta. Como por ejemplo, los efectos del clima y los cambios de luz.

Durante los meses de invierno, nuestro organismo segrega una menor cantidad de hormonas del sueño y del bienestar, y por eso es más común que los sentimientos de apatía se intensifiquen durante estas fechas. Uno de los métodos más eficaces para evitar esta sensación de abatimiento durante el invierno es que practiques técnicas de meditación, como el mindfulness, durante todo el año.

Asimismo, es en esta época del año en la que te puedes ver bombardeado por una gran cantidad de estímulos que van acompañados del espíritu navideño. Te recuerdan continuamente que estas fechas son para pasarlas en compañía de familia y amigos, para gastarte un dinero que tal vez no tienes en regalos y para ser feliz, disfrutar y divertirte “porque es Navidad”.

Es el momento del año en el que vives el fin de un ciclo y el comienzo del siguiente. Este proceso de introspección no solo te lleva a reflexionar acerca de lo que has vivido a lo largo de los últimos doce meses, sino también a rememorar tus logros y tus fallos. Si además estás viviendo un momento de dificultades económicas en tu casa, también puedes sentirte con la sensación de estar al límite y de no saber cómo gestionar tanta presión de forma adecuada.

La explosión de colores llamativos y el espíritu de generosidad, alegría y amor pueden tornarse, rápidamente, en un sentimiento de apatía o nostalgia. Especialmente, si acabas de perder a alguien querido, no tienes familia con quien pasar estas fechas o te sientes frustrado por metas que no has alcanzado.

Por estas razones, cada vez son más las personas que cada año sufren un decaimiento durante estas fechas. En este post te vamos a contar cómo identificar este estado de ánimo y las pautas que puedes seguir para sobrellevar las fiestas de forma positiva.

Síntomas de la depresión Blanca

Aunque el Blues de Navidad no presenta unos síntomas tan vehementes y agudos como la depresión tradicional, pueden resultar igual de destructivos. Además, este estado de ánimo negativo puede extenderse en tu rutina diaria hasta convertirse en depresión crónica. 

Los síntomas más frecuentes que sientes cuando padeces la depresión Blanca son:

  • Intensa tristeza.
  • Desánimo y falta de voluntad de participar en las fiestas.
  • Nostalgia, ya sea por el pasado, por las personas que faltan o ambos.
  • Pérdida de apetito, o por el contrario, comer en exceso.
  • Problemas para conciliar y mantener el sueño, o bien sueño alterado, como dormir durante el día.
  • Diferentes grados de ansiedad, presión y estrés que se presentan de forma persistente.
  • Necesidad de aislarte de todo y de todos, y anhelos de que vuelva la rutina.

Es muy común que cuando padeces la depresión de la Navidad te sientas incapaz de aceptar los cambios que se han ido produciendo con el paso del tiempo. Además de verte en la tesitura de tener que recrear los encuentros familiares que antes te parecían entrañables, pero ahora te resultan obligatorios e ineludibles.

Pautas para sobrellevar la Navidad con una actitud positiva

Lo primero y más importante que debes hacer es aprender a identificar estos síntomas en ti mismo. La comunicación abierta y honesta es esencial para evitar que esta situación se agrave, así que no dudes en compartir tus inquietudes con tus más allegados. Si observas que estos problemas te están afectando en tu vida personal, plantéate la posibilidad de acudir a un especialista que te ayude a marcarte unos objetivos realistas que no te generen ansiedad.

Expresa tus emociones

Aunque te sientas en conflicto o sean emociones negativas, coméntalas con algún amigo o familiar cercano. Tal vez descubras que no eres la única persona que se siente igual y entre todos podéis llegar a un arreglo que os favorezca al conjunto.

Reduce tus expectativas navideñas

Una de las razones principales por las que puedes sufrir altos niveles de estrés durante las fiestas es porque quieres que todo sea perfecto. No existe la Navidad perfecta, así que no te crees expectativas demasiado altas o que son difíciles de alcanzar. Crea unas fiestas que reflejen tus valores y deseos, y que te permitan disfrutar de ese momento al máximo.

No te compares

No te dejes influenciar por lo que ves en la televisión, ya que no es un representación fidedigna de la vida de la mayoría de las personas. Y tampoco te compares con lo que comparten otras personas en las redes sociales. Los demás solo comparten la captura de un instante de felicidad.

Proponte retos realistas

Es importante que a final de año te propongas retos realistas y que puedas lograr a lo largo del año. De esta forma, para el próximo fin de año te sentirás satisfecho contigo mismo.

Practica el mindfulness​ o la meditación

El mindfulness, o el estado de atención plena, es una técnica que fundamentalmente se basa en la meditación. Si bien es recomendable que practiques estos ejercicios a lo largo de todo el año, también puedes practicarlos durante las fiestas, especialmente si estás en un momento de alta tensión y estrés.

Vigila los excesos

Todo lo que comes y bebes puede influir negativamente en tu estado de ánimo, especialmente las ingestas de alcohol pueden agravar tu nivel de ansiedad. Por lo tanto, trata de comer sano cuando no estés celebrando.

Rodéate de personas positivas

Y procura evitar a esas personas negativas que te absorben o que pueden provocar conflictos desagradables.

En conclusión, estos factores añadidos a la meditación y el mindfulness pueden ayudarte a prevenir y superar los síntomas de la depresión de Navidad durante estas fechas.

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!