Nuestro cuerpo funciona como un todo. La medicina se ha superespecializado en cada una de sus partes olvidando la importancia del conjunto. Todo lo que sentimos guarda relación con las reacciones que experimentamos a nivel físico. Comenzamos a vivir un momento en el que, por fin, entendemos que muchas emociones están relacionadas con ciertas enfermedades.

Siempre lo hemos sabido

Todos sabemos que cuando una persona pasa por un momento de tensión en su vida, su cuerpo suele sufrir repercusiones. ¿Quién no ha tenido diarrea antes de un examen? ¿O un dolor de estómago después de una fuerte discusión? ¿A quién no se le acelera el corazón al ver a la persona de la que uno está enamorado? Estas y otras muchas son muestras de la relación que existe entre las distintas partes de nuestro cuerpo.

Fuente: Pixabay/geralt

El gran problema es que somos capaces de ver esto en malestares menores pero olvidamos que nuestro cuerpo siempre funciona así. Cualquier desequilibrio a nivel emocional repercutirá en nuestra salud física por mucho que no lo queramos ver.

El estrés es el origen de muchas enfermedades

La vida de la mayoría de las personas actualmente está dominada por el estrés. Ese tipo de vida mantenida afecta de manera importante a todo nuestro cuerpo. Cada vez más son los estudios que ratifican que existe relación entre el estrés y cierto tipo de enfermedades. Por ejemplo, el trabajo del el Dr. Gabor Maté nos explica,en su libro When the Body Says No (Cuando el cuerpo dice no), la relación entre el estrés y ciertas enfermedades autoinmunes o el cáncer. 

Por todo ello, no podemos conformarnos con aislar cada una de las partes de nuestro cuerpo como si no convivieran juntas. Aquello que experimentamos a nivel emocional afecta a todo nuestro cuerpo aunque no seamos conscientes de ello.

¿Qué es la  Psiconeuroendocrinoinmunología?

Para muchas personas, la Psiconeuroendocrinoinmunología (PNEI) es considerada el prototipo de la medicina del futuro. Esta palabra tan larguísima nos indica que se trata de una ciencia que estudia la relación entre la psiquis, el sistema nervioso, el sistema inmune y el sistema endocrino. Desde su perspectiva, podemos obtener nuevos abordajes que cambien la manera en que las personas percibimos el mundo.

En nuestro cuerpo, los neurotransmisores, las hormonas y las citoquinas, actúan como moléculas mensajeras que transmiten información a los sistemas nervioso, endocrino e inmune. Según la PNEI la actividad cerebral es la primera linea que el cuerpo tiene para hacer frente a la enfermedad, el envejecimiento o la muerte.

Fuente: Pixabay/ElisaRiba

La PNEI, nos demuestra que la conexión entre el cuerpo y la mente es real. Esta nueva ciencia nos ayuda a entender mejor como nuestras emociones se transforman en sustancias químicas que influirán en nuestro sistema inmune, afectando positiva o negativamente a los mecanismos de curación de nuestro cuerpo.

Recientes investigaciones, ponen de manifiesto las incuestionables interacciones entre la mente y el cuerpo, a nivel molecular y celular. Estas interacciones pueden influir en la salud y la vida de las personas. Gracias a los descubrimientos del doctor Robert Ader, padre de la PNEI, se ha podido demostrar que el sistema inmunológico puede condicionarse mediante esta relación.

Alejando la enfermedad, recuperando el bienestar

Como hemos visto, las emociones tienen un gran impacto en nuestra salud. Por ello, si actuamos de manera inteligente podemos “elegir” nuestra emocionalidad para poder sentirnos bien y, de esa manera, influir positivamente en nuestra salud. Veamos como podemos hacerlo:

Vida tranquila

La mejor manera de vivir la vida es de manera relajada. Te estarás preguntando cómo es posible hacer eso. El gran problema que tenemos los seres humanos es que convivimos con una voz que continuamente habla dentro de nuestra cabeza. Es imposible que experimentemos tranquilidad si nuestra mente está continuamente lanzando pensamientos a su antojo.

La mente es una herramienta fabulosa que podemos controlar para poder utilizarla cuando es necesario. Para tomar el control de nuestra mente necesitamos hacer que se detenga. Hay que reconocer que su actividad es incesante. La rapidez es una de sus características. Por ello, si conseguimos que pare su continuo parloteo, durante ciertos momentos, conseguiremos que el resto del tiempo su velocidad se ralentice.

Existen numerosas técnicas que nos ayudan a conseguirlo. Depende de cada persona elegir la que más le guste. Están las relajaciones que se pueden practicar en cualquier momento a lo largo del día. La meditación funciona muy bien si la incluimos en nuestro inicio de cada día.

Fuente: Pixabay/Alexas_Fotos

Mirada positiva

Ya hemos visto como nuestras emociones influyen en todo nuestro cuerpo y, por lo tanto, en nuestra salud. Podemos utilizar este conocimiento a nuestro favor intentando acumular situaciones o momentos positivos. Es cierto que la vida no siempre se nos presenta de la forma que nos gustaría, sin embargo, nuestra forma de contemplar lo que nos sucede sí que depende de nosotros. ¡Dirijamos nuestra mirada intencionadamente hacía lo positivo!

La ciencia nos demuestra, gracias a la PNEI que si tenemos una actitud positiva influimos en nuestro cuerpo. Cuando nos concentramos en actividades que nos gustan o nos relacionamos con personas que nos hacen sentir bien estamos apostando por una buena salud. Olvida las noticias de la radio o televisión y también a las personas que no te hacen sentir bien. Elige películas o libros que te hagan reír. Date pequeños placeres sin sentirte mal por ello. Cada vez que elegimos sentirnos bien estamos invirtiendo nosotros mismos.

Imagina de vez en cuando

La imaginación o la visualización es una capacidad que solo tenemos los seres humanos. Podemos utilizarla tanto en positivo como en negativo. Las imágenes mentales son un potente motor de cambio de nuestra forma de sentir e, incluso, de nuestra realidad exterior.

Todos somos expertos en imaginar lo que podría pasar cuando sentimos miedo. ¡Dale un giro a esta tendencia! Aprovecha distintos momentos del día para imaginar o visualizar aquello que te gustaría que sucediera. Deja de darle vueltas a lo que tienes miedo que suceda y utiliza tu mente justo para lo contrario. Somos seres inteligentes y nuestra obligación es utilizar esa inteligencia a nuestro favor.

Tags: , ,

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!