El proceso de perder peso puede llegar a ser algo complejo y duro pero que ayuda a mejorar el bienestar general. El problema radica en el elevado número de dietas distintas, algunas de las cuales no son nada recomendables.

En ocasiones esa subida o pérdida de peso que nos aleja del denominado ‘peso ideal’ está relacionado con el funcionamiento de nuestras hormonas, que alteran nuestro organismo viéndose reflejado en la báscula. En este artículo, precisamente, te hablamos sobre ello.

Las hormonas que afectan a tu salud

Hay una serie de hormonas que están directamente relacionadas en la ganancia y en la pérdida de peso. Es importante que conozcas cómo te afectan y qué puedes hacer para conseguir que trabajen a tu favor.

Leptina

Es una hormona que se encarga de regular el apetito y, además, es la que envía la señal al cerebro de que ya estás saciado.

Se produce, principalmente, en el tejido adiposo y actúa como termostato informador del hipotálamo de cómo están tus depósitos de grasa blanca. El hipotálamo es el encargado de regular tu peso provocando que se ingiera menos alimentos.

Existen varias formas de activar la leptina en tu organismo para que te ayude a perder peso.

– Tienes que evitar las dietas estrictas y estar en ayunas más de 12 horas porque reduce la cantidad de la hormona.

Realiza ejercicio de una forma regular porque te ayudará a mejorar tu sensibilidad a ella.

– También debes reducir el consumo de bebidas alcohólicas porque pueden llegar a alterar los niveles de leptina.

Descansa de manera adecuada porque un defecto de descanso tiene el mismo efecto que el alcohol.

Grelina

Es una hormona de la que también depende la sensación de hambre y afecta directamente sobre el mantenimiento de tu peso corporal. Esto es debido a que un desequilibrio puedes llevar desde la desnutrición hasta la obesidad.

La segrega el aparato digestivo y, cuando llevas mucho tiempo sin comer, el organismo la genera para crearte la sensación de apetito. De aquí viene el mito de las cinco comidas diarias, y es que es importante no pasar muchas horas sin comer para mantener sus niveles controlados.

Cortisol

Es conocida como la hormona del estrés porque se libera cuando sufres algún episodio de estrés o de ansiedad. Y es que unos picos elevados de cortisol están relacionados con el peso.

Se encarga de controlar el metabolismo proteico, lipídico y glucídico. Puede provocar una acumulación de grasa en la zona abdominal, además de aumentar los niveles de antojo de azúcar e insulina.

Si quieres mantener esta hormona controlada tienes que evitar el estrés, aunque realmente puede no ser algo sencillo. Intenta aprender técnicas de relajación y respiración o practica deporte.

Insulina

No solo se encarga de controlar los niveles de azúcar en tu sangre. También influye en el metabolismo y afecta a algunas de las enzimas que se relacionan con el aprovechamiento que hace tu cuerpo de las grasas.

Si quieres controlar los niveles de insulina, lo mejor es que tengas una dieta equilibrada y saludable, baja en carbohidratos simples y en azúcar.

Estas son algunas de las hormonas que afectan a tu bienestar, pero todavía hay más. Infórmate para saber cómo cuidar tu salud de forma más eficiente.

 

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This