La sonrisa tiene muchos beneficios sociales y psicológicos. Cada uno de nosotros tiene 43 músculos faciales y al sonreír ejercitamos un total de 26. La sonrisa es innata, los bebés ya lo hacen en el vientre materno, aunque los adultos a veces somos un poco más cascarrabias y sonreímos mucho menos que los niños.

Beneficios de sonreír

1. Serás más feliz

Así de simple. Si sonríes te sentirás mejor y más feliz porque tiene un efecto muy positivo en ti mismo. El secreto está en la propiocepción, el sistema que une el cerebro con el cuerpo. Tu cerebro envía la orden de sonreír cuando hay algo que te pone contento o bien, si sonríes, es tu cuerpo quien envía la información de tus músculos al cerebro. Se trata de un ejercicio de retroalimentación facial que favorece tu estado de ánimo, mejora tu optimismo y tu alegría.

2. Mejorarás las emociones positivas

Cuando sonríes no solo te sientes mejor contigo mismo, sino que también envías esa señal a las personas de tu alrededor. Mejoras tu capacidad de socializarte y trasladas una mayor confianza al resto de gente.

3. Encontrarás soluciones con más facilidad

Si tienes un problema encima de la mesa, lo importante es solucionarlo y no estresarse. Sonreír te ayudará a mejorar tu perspectiva y tu capacidad resolutiva.

4. Mejorará tu salud

La sonrisa te ayudar a liberar endorfinas y serotoninas de manera natural. Al mismo tiempo, reduce los niveles de estrés y la presión arterial. Es como una especie de fármaco natural que produce tu propio cuerpo. ¡Aprovéchalo!

Técnicas para sonreír más

Te hemos explicado brevemente algunos de los beneficios que tiene sonreír. Ahora queremos ayudarte a que lo hagas más a menudo y experimentes por ti mismo las ventajas que te acabamos de contar.

1. Haz de la sonrisa un propósito diario

Sí, tal como lo estás leyendo. Para sonreír más es importante que lo hagas a menudo. Ponte delante del espejo y sonríe. Hazlo todas las mañanas, intenta que tu sonrisa sea natural y no forzada, concéntrate en hacerlo a diario. Poco a poco sonreirás más sin darte cuenta y notarás los beneficios que tiene para tu salud.

2. Piensa en cosas que hagan feliz

Las personas tenemos la capacidad de mantener los buenos recuerdos y de borrar los malos. Aprovéchate de esa ventaja y busca pensamientos que te hagan feliz. Recuerda ese viaje, esa noche en la que tan bien te lo pasaste, esa tertulia o esos momentos únicos en los que te sentiste tan feliz. Recordarlos te ayudará a sentirte mejor y a dibujar de manera inconsciente una sonrisa en tu cara.

También puedes pensar en esa persona a la que quieres, bien sea tu pareja, tus hijos, tus amigos o alguien más de tu familia. Ten pensamientos alegres y así sonreirás más.

3. Fíjate un poco en los demás

Está claro que cada uno es de una manera y por eso somos seres auténticos. Sin embargo, fíjate en las personas que más sonríen, seguro que te das cuenta de que trasladan una energía más amigable y más confiada. Ahora, incorpora esa misma actitud en tu vida diaria.

4. Busca un detonador

Hay momentos en los que te costará sonreír o reírte, entonces tienes que buscar algo que te ayude a que esa sonrisa natural se dibuje en tu cara. Seguro que llevas el móvil contigo a todas partes, pues aprovecha para incluir un detonador de tu sonrisa, una palabra que asocies al gesto o una frase común te recordarán que debes sonreír.

5. Ejercita tus músculos faciales

Tener una cara alegre también se puede conseguir si lo trabajas bien. Algunos ejercicios te ayudarán a relajar los músculos de tu cara, a flexibilizarlos. Un truco es coger un lápiz y colocarlo en los labios hasta que se deslice entre tus dientes. Consigue que llegue lo más lejos que pueda y haz esto todos los días. Tu sonrisa mejorará.

Juegos para estimular la sonrisa

Además de trabajar tu sonrisa a título individual, también puedes hacerlo en grupo o en pareja, con amigos o en familia. Existen distintos juegos que te serán de gran ayuda para sonreír más y pasar un rato muy divertido.

1. En pareja

Un juego lo puedes con tu pareja. Cada uno de vosotros ha de explorar la risa de su compañero. Uno se tumba mientras la otra persona pone su mano en su abdomen y sentirá cómo se ríe, incluso le puede ayudar moviendo la mano sobre la barriga.

Otra idea es que tu pareja y tú os situéis espalda con espalda. Sin miraros los dos tenéis que sentir la risa o sonrisa del otro, haced movimientos y vocalizar el clásico ja, je, ji, jo, ju. Después, podéis cambiar las posturas y poneros de frente, abrazados, para sentir las cajas torácicas de cada uno.

2. En grupo

Si estás en un grupo de amigos y todos queréis estimular vuestras sonrisas y vuestras risas, un juego que nunca falla es el de comunicaros con una sonrisa en la cara o con gestos. Será vuestra única manera de hacerlo, no se puede hablar. Será el lenguaje no verbal el que sustituya a las palabras.

Otra idea es la de jugar al “me gustaría…”, es decir, que cada miembro del grupo exprese algo que le gustaría que los demás hicieran por él o por ella. Habrá amigos que querrán que les abracen, otros que les levanten como si fuesen un torero o que les balanceen como si fuesen un cantante. Se trata de un trabajo de complacencia que podéis hacer todos juntos y que puede ser muy divertido.

Un juego que también favorece las sonrisas y  se puede hacer en grupo es el de la adivinación. Os situáis en pareja y uno tiene adivinar lo que piensa el otro, quien ha de darle pistas a través de gestos, movimientos o respuestas a sus preguntas.

En conclusión, como puedes ver existen muchas maneras de estimular la sonrisa. Es un ejercicio que puedes hacer por ti mismo y practicar todos los días, o bien plantearlo como una terapia de grupo para pasar un rato divertido. Los beneficios de sonreír son muy positivos para ti y para tu salud.

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!