Aceptarse a uno mismo es una de las cuestiones más importantes para aumentar la autoestima. La aceptación implica un amor incondicional, independientemente de que consigamos lo que pretendemos o nos salgan las cosas tal y como nos gustaría. Aunque no es una tarea sencilla conseguir esto, a continuación vamos a ver cómo es posible lograrlo.

En nuestra educación siempre nos han puesto condiciones para que nos aprecien y nos valoren más. Hemos aprendido que el cariño y el amor es una forma de trueque, y así difícilmente podemos entender el auténtico significado de lo que representa un amor incondicional.

Al pasar a la edad adulta, nos enfrentaos al mundo mediante los mensajes internos que hemos hecho nuestros sin tan siquiera haberlos cuestionado. En la adolescencia vamos conformando nuestra identidad, diferenciándonos de nuestros progenitores. En este paso hacia la edad adulta toda la importancia recae en las relaciones sociales y los vínculos que se establecen con el grupo de iguales. Es ahí cuando comienza nuestro arduo camino hacia el reconocimiento, comenzamos a valorarnos en función a cómo nos vemos reflejados en los demás.

Aprendemos a mantener un diálogo interno con nosotros mismos en el que censuramos ciertas acciones y nos castigamos por los errores que cometemos. El mundo de las relaciones se nos presenta como un gran monstruo al que deseamos conquistar. Dejamos que nuestro bienestar dependa ya no solo de las circunstancias sino también de cómo nos ven las personas con las que nos relacionamos, e incluso con las que no tenemos relación. No es de extrañar que de esta forma nuestro mundo emocional sea un auténtico caos, que somos incapaces de controlar. Veamos qué papel juega la aceptación en todo esto.

¿Qué supone aceptarse a uno mismo?

Conforme vamos madurando y desarrollándonos ante las experiencias por las que pasamos, vamos aprendiendo que el auténtico bienestar y la felicidad se encuentra en nosotros mismos y no podemos hacerla dependiente de nada ni de nadie. Cultivar una buena percepción acerca de nosotros mismos es el paso fundamental para mantener una cierta estabilidad, que además nos permita reforzar la autoestima y autoimagen, ganando en seguridad y fortaleza ante cualquier circunstancia adversa imprevista.

 

La aceptación corresponde a nuestra naturalidad y espontaneidad, a lo más honesto y auténtico de nosotros mismos, sin pretender ser más que quien somos. Para comprender cómo nos empeñamos en luchar contra nosotros mismos, negando nuestra propia naturaleza, veremos un ejemplo para reflexionar con mayor profundidad:

La parábola de la sombra

“Érase una vez un hombre a quien le alteraba tanto ver su propia
sombra y le disgustaban tanto sus propias pisadas que decidió librarse de
ellas.

Se le ocurrió un método: huir. Así que se levantó y echó a correr, pero cada vez que ponía un pie en el suelo había otra pisada, mientras que su sombra le alcanzaba sin la menor dificultad.

Atribuyó el fracaso al hecho de no correr suficientemente deprisa. Corrió más y más rápido, sin parar, hasta caer muerto. No comprendió que simplemente con ponerse en un lugar sombreado, su sombra se desvanecería, y que si se sentaba y se quedaba inmóvil, no habría más pisadas.”

– Chuang Tzu

Al igual que en esta parábola de Chuang Tzu, nosotros de alguna manera actuamos así en nuestra vida cotidiana, sin ser conscientes de ello. Creamos nuestra propia confusión rechazándonos a nosotros mismos y censurándonos. Las decisiones y las acciones que tomamos se ven impregnadas por esa falta de aceptación hacia nosotros creando así una cadena de confusión e infelicidad, provocando una inquietud y desasosiego interno. No cabe duda de que somos los artífices de nuestro propio sufrimiento. Solo podemos liberarnos de este estado a través de la aceptación, porque al luchar contra nuestra naturaleza nos autodestruimos.

Acepta quien eres para ofrecer lo mejor de ti

Es necesario que comprendas que cada persona está librando su propia lucha, esto no te sucede solo a ti. Tú tienes unas características personales, un carácter y un temperamento, una educación y un cúmulo de experiencias y aprendizajes en tu sabiduría interior. Cada persona vive y percibe las cosas de forma diferente, es un error pensar que todos vivimos las cosas de igual manera.

De base, el principal error que cometemos es el de intentar agradar a todo el mundo. Tras mucho sufrimiento y empeño comprendemos que esto no es posible y no tiene sentido ninguno. Luego, al despreciarnos a nosotros mismos pretendemos ser otra persona, ponernos una careta e ir cambiando de identidad con respecto a las personas y circunstancias que nos encontremos. En esta negación de nuestra persona estamos insultando nuestra identidad y nos estaos rechazando ante los demás.

Cuando reflexionamos y entendemos que nada de esto tiene sentido, que no se trata de tener que agradar a todo el mundo, ni se trata de que los demás nos vean de un modo a cómo nos gustaría. Sino que más bien consiste en aceptar quienes somos para ir puliendo nuestra identidad e ir desarrollándonos en beneficio de nuestras cualidades y potencialidades. Entonces es cuando nuestra visión se amplia, y aunque hay muchos obstáculos que ir superando en el día a día para ir aceptándonos, como puede ser la exigencia o el perfeccionismo. Aceptarse a uno mismo simplemente supone querernos y amarnos por lo que somos.

Ya sea por tu imagen corporal, por tu forma de pensar o de ver las cosas, si aprendes a aceptarte con todo lo que no te gusta de ti, podrás ir dando los pasos que te ayudarán a ver lo mejor de ti, finalmente valorando el conjunto de lo que representas. Porque no eres el error que cometes ni ese complejo que tienes, eres una totalidad representativa de tu experiencia y desarrollo personal.

En definitiva, aceptarse a uno mismo supone que descubras y aprendas a amar tu propia naturaleza. Solo así podrás ofrecer lo mejor de ti mismo y adentrarte en tu propia felicidad.

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!