Necesitamos un cambio en nuestra manera de educar

Nuestra sociedad actual se caracteriza por su complejidad y tendencia al cambio continuo. Debido a ello, los conocimientos que vamos adquiriendo se quedan obsoletos casi antes de llegar a nosotros. Esto nos obliga a pensar más y a tener que decidir con más riesgo.

Por este motivo, sería ideal que la educación de nuestros niños consiguiera capacitar a las personas para el cambio y para que sean capaces de hacer frente a los cambios con naturalidad.

Asimismo, sería muy importante que los niños, desde muy pequeños, aprendieran a pensar sin el predominio del pensamiento lógico-matemático, como hasta ahora, y que se diera su lugar al pensamiento creativo.

No obstante, todo ser humano tiene la capacidad de potenciar y desarrollar su pensamiento creativo. Ciertas personas, consiguen conservar a lo largo de su vida la capacidad innata del pensamiento creativo, mientras que otros tendrán que hacer un esfuerzo para lograrlo.

El pensamiento creativo significa tener la aptitud de pensar de una forma innovadora y singular. Este tipo de pensamiento se desarrolla cuando la persona es capaz de pensar de una forma más allá de la habitual. Tiene mucho que ver con capacidad de ser original a la hora de crear ideas.

https://pixabay.com/es/users/Katya36-4824045/

Katya36/Pixabay

Cambia tu vida accediendo al pensamiento creativo

Cada uno de nosotros tiene la posibilidad de favorecer el pensamiento creativo para poder aplicarlo a sus tareas del día a día. El hecho de utilizarlo conseguirá que su vida y su forma de contemplar la realidad cambien en gran medida.

¿Has tenido alguna vez una idea asombrosa que podría solucionar un problema en concreto? ¿Has solucionado, en algún momento de tu vida, un problema que nadie conseguía resolver?  Si has respondido afirmativamente a alguna de estas preguntas, es seguro que ya te has puesto en contacto con el pensamiento creativo.

El pensamiento creativo ha de desarrollarse aunque sea algo común. Lo puede experimentar cualquier persona y, en principio, no es algo que necesite de largo tiempo para madurar. Sin embargo, aunque todos utilicemos el pensamiento de forma habitual, no todos pensamos creativamente.

El pensador creativo es capaz de aportar ideas y pensamientos que se distinguen de las que tienen la gran mayoría de las personas. Es decir, la persona es capaz de ir más lejos que el resto a la hora de pensar y compartir ideas.

Algunos científicos de las universidades de Drexel y Notrhwestern en Estados Unidos, descubrieron que algunos pensamientos estimulan las zonas del cerebro que participan en los procesos creativos y que estas áreas no son las que utilizamos cuando lo que estamos haciendo nos exige utilizar el pensamiento metodológico.

Vieron en sus estudios que la actividad cerebral que tienen que ver con el pensamiento creativo se “apaga” 300 milisegundos antes de que aparezca el pensamiento creativo. Esto vino a demostrar que se necesita de una honda mirada hacía el interior o meditación para que el pensamiento creativo aparezca.

 

https://pixabay.com/es/users/werner22brigitte-5337/

werner22brigitte

La concentración no se lleva bien con el pensamiento creativo

Cada vez que conseguimos que nuestra mente divague ayudamos a la aparición del pensamiento creativo. Por eso, este tipo de pensamiento nos suele pillar por sorpresa ya que aparece cuando estamos distraídos. Por lo tanto, es básico para nosotros, encontrar ciertos momentos en los que aminore nuestra actividad consciente para dar paso a nuestro pensamiento creativo.

Cuando alguna persona consigue acceder a su pensamiento creativo, va observando que poco a poco es capaz de gestar más ideas diferentes y originales. Es posible, incluso, que la persona se de cuenta de que es capaz de ver el mundo desde otra perspectiva y que lo que se le ocurre es drásticamente diferente a lo que piensa el resto. Esta persona, nunca tendrá respuestas a los determinados problemas que se parezcan a las demás y, es posible, que se le tache de revolucionario.

Las personas que utilizan su pensamiento creativo son altamente valorados al ser capaces de poner sobre la mesa soluciones que poco tienen que ver con las de la mayoría.

¿Cómo puedes potenciar tu pensamiento creativo?

– Lo primero ¡Relax!:

Cuando estamos en paz y relajados el pensamiento creativo encuentra su forma de aparecer, sobre todo, porque cuando nuestras ondas cerebrales son alfa le abrimos la puerta de par en par.

Intenta encontrar la forma de que tu mente se relaje. Todo vale: meditación, ejercicios de relajación, un buen baño, incluso un masaje.

– No juzgues lo que aparezca:

Aparezca lo que aparezca en tu mente, no lo juzgues. Deja volar tu imaginación y prescinde de los filtros que hace tu mente. Todo vale.

– Evita la concentración:

El pensamiento creativo aparece con más facilidad cuando no estamos demasiado atentos a algo. La concentración es ideal para otro tipo de tareas pero para la parte más creativa del cerebro es nefasta. En este caso, el hecho de estar disperso te ayudará

– Dale protagonismo a tu niño interior:

Al hacernos adultos perdemos la creatividad innata con la que nacemos. Intenta, más a menudo, pensar de la forma en la que un niño lo haría. Juega por el placer de jugar.

– Abandona lo conocido:

Intenta rodearte de gente diferente a la habitual, así las perspectivas se ampliarán. Eso si, abraza la opinión de cada persona, los juicios ponen límites. Visita nuevos lugares fuera de tu entorno habitual, esto conseguirá que surjan nuevas ideas.

– Abandona el miedo al fracaso:

Al principio puede que no aparezcan las ideas con fluidez, no te desesperes. Relájate, confía y toma distancia y permite, de esta forma que el pensamiento creativo se exprese. El fracaso no existe, es solo una creencia de la mente.

 

https://pixabay.com/es/users/corgaasbeek-905824/

corgaasbeek/Pixabay

 

– Procura ser feliz:

Cuando estamos felices favorecemos enormemente la aparición del pensamiento creativo. El psicólogo Mihály Csíkszentmihályi señala que la felicidad y la creatividad se alimentan la una a la otra.

Al mismo tiempo, es conocido que las personas deprimidas, al estar excesivamente centradas en su problema, su foco de atención se ve muy reducido. Por lo tanto, lo mejor es procurar que nuestro estado de ánimo sea alegre porque así impulsaremos nuestro pensamiento creativo.

Tenemos la posibilidad de crear un mundo nuevo y creativo lleno de personas que vivan desplegando todo su potencial. Nuestra obligación es crearlo y disfrutarlo ¡Empecemos cuanto antes!