Lo primero que debes saber acerca de las dietas proteicas es que estas están pensadas para quienes quieren aumentar su masa muscular. Por tanto, este tipo de dieta es ideal para las personas que realizan mucho ejercicio físico y, a razón de esto, tienen unas necesidades nutricionales muy específicas. Sin embargo, a la hora de usarlas para perder peso, estas presentan una serie de ventajas y desventajas.

 

¿En qué consisten las dietas proteicas?

En primer lugar, las dietas proteicas o hiperproteicas se han puesto tan de moda porque, efectivamente, consiguen que bajes de peso de una forma sencilla y sin pasar hambre. No obstante, hay que tener precaución en su ejecución. 

Este tipo de dieta hace que bases tu alimentación en alimentos ricos en proteínas. Si te basas en este tipo de comidas, ingerirás muchos menos azúcares y carbohidratos. Por tanto, estarás haciendo que tu cuerpo procese la grasa acumulada para poder funcionar y desarrollar sus actividades con normalidad. Y esto, claro está, hará que adelgaces.

A pesar de esto, las dietas proteicas tienen ventajas e inconvenientes.

• Ventajas de las dietas hiperproteicas:

La primera ventaja es que, al contrario que en otras dietas, no tendrás que andar pesando la comida. No es extraño que en muchos regímenes te sea necesario medir la comida porque no puedes excederte en las raciones que comas. Sin embargo, con un régimen de estas características podrás ahorrarte el engorro de andar pesando la comida. Sobre todo si tienes que hacer alguna comida fuera de tu casa por tu horario laboral o cualquier otra cuestión.

Esto se debe a que las proteínas aportan un enorme efecto saciante, de manera que al comer te sentirás lleno sin tener que consumir una gran cantidad de calorías. Por ello, no tendrás que tener especial cuidado con tus raciones ya que tú mismo dejarás de comer en el momento indicado. 

La segunda ventaja es que el proceso de adelgazar se deberá al descenso de la cantidad de grasa en el cuerpo. Al consumir altos niveles de proteínas, los músculos se mantendrán tal cual, mientras que la grasa y el líquido acumulado en los músculos desaparecerán según avances en tu dieta.


 

Otra ventaja es el hecho de que no pasarás hambre gracias a este efecto saciante que tienen las proteínas. Así pues, no será una dieta que te cueste cumplir o que te haga caer en atracones. Por otro lado, para que tu cuerpo sintetice las proteínas necesitará una mayor cantidad de energía. Por tanto, a la hora de hacer la digestión, el cuerpo estará quemando más calorías que de costumbre.

De igual manera, tampoco te sentirás decaído, cansado o con poca vitalidad. Por el contrario, estarás bien y con energía, algo que no ocurre con todos los tipos de dieta.

Por último, cabe destacar que el índice de consumo de azúcares de estas dietas es muy bajo. Por tanto, puede estar recomendada para personas que padecen diabetes. En cualquier caso, esto siempre debe consultarse con un médico profesional ya que cada persona tiene sus propias necesidades y más si padece diabetes.

 

 

• Desventajas de las dietas proteicas:

La desventaja principal es que tendrás que llevar a cabo un control exhaustivo de las comidas. Es decir, tendrás que ser organizado a la hora de decidir qué vas a comer. De lo contrario, podrías caer en un exceso de carnes rojas, lo cual tiene consecuencias negativas para tu salud como el padecimiento de gota o la subida del colesterol.

No obstante, si le das prioridad al pescado tanto azul como blanco, a las aves y la clara de huevo, no tienes por qué tener ningún problema.

La segunda desventaja que puedes padecer es el estreñimiento. Debido al descenso de hidratos de carbono y grasas en tu alimentación, puede que tu tránsito se vea afectado negativamente. En cualquier caso, puedes paliar estos efectos comiendo frutas y verduras que tengan un alto componente de fibra y, cómo no, bebiendo mucha agua.

Por otro lado, debes tener en cuenta que este no es un tipo de dieta permanente. Por el bien de tu salud, lo ideal es que al cabo de un mes la intercales con otro tipo de dieta. Esto se debe a que ingerir un solo tipo de nutriente que es en lo que consiste este régimen, puede ser perjudicial para la salud.

Otra desventaja es el hecho de que el hígado y los riñones tendrán una sobre carga de esfuerzo debido a que las proteínas se procesan en gran medida en estos dos órganos. Esto podría desgastarlos si la dieta se prolonga durante demasiado tiempo. También el aumento de proteínas en el organismo hará que el PH de tus fluidos disminuya. Por tanto, tu cuerpo estará más expuesto a padecer enfermedades crónicas.

Por último, estos regímenes activan en tu cuerpo el estado de cetosis. Es decir, que en lugar de obtener la energía a partir de los hidratos de carbono, tu cuerpo comenzará a quemar las grasas acumuladas que tengas, como ha sido explicado en el apartado anterior. Pues bien, la prolongación de este estado puede dar lugar a cambios fisiológicos desagradables como náuseas, vómitos, mareos, desgana y malestar general.

Resultados de las dietas hiperproteicas

​En cuanto a los resultados para bajar de peso, las dietas hiperproteicas son muy eficientes. En la primera semana en la que se lleva a cabo, por norma general, suelen perderse entre 4 y 5 kilos. Y el resto de semanas una media de dos kilos cada una.

Por tanto, es posible perder en un mes más de diez kilos si se sigue estrictamente. Sin embargo, como ya te he mencionado anteriormente, esta dieta no debe extenderse demasiado en el tiempo. Por el contrario, debe intercalarse con otra dieta de mantenimiento equilibrada que permita que el cuerpo se mantenga sano y obtenga todos los nutrientes necesarios.

 

 

• Control profesional y cuidado con el efecto rebote

Por último, quiero hacer hincapié en que empezar una dieta sin acudir a un profesional es un gran error. Sobre todo si tu objetivo es perder peso. Lo primero que debes hacer es acudir a un dietista profesional que te indique qué dieta es la más adecuada para ti. Así pues, las dietas proteicas tienen sus pros y sus contras, pero con la supervisión adecuada evitarás problemas de salud.

RECUERDA: la base para disfrutar de una vida sana está muchas veces en cambiar algunos hábitos, tal y como propone el método Crear Salud. Necesitamos nutrirnos correctamente y llevar una vida activa, haciendo cosas que aporten a nuestro bienestar integral.

Además, para cuidar nuestra mente, podemos usar herramientas como la app Siente – que puedes descargarte aquí  que pueden ser grandes aliadas en tu camino a una vida saludable. Su metodología es sencilla de usar, pues incluye el mindfulness y la psicología positiva para mejorar tu bienestar, reducir el estrés y, de paso, ser más feliz.


Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!