Si estás un poco atento a las redes sociales y otros medios de comunicación ya habrás escuchado toda clase de teorías conspiranoicas acerca de que nos están fumigando o de que estamos siendo envenenados a través de los alimentos y otras ideas que, en un principio, pueden sonar disparatadas.

Lo cierto es que, sin llevarlo a los extremos, hay una serie de sustancias en el ambiente que están causando desequilibrios en tus hormonas. Y, con ello, afectando negativamente a tu fertilidad.

La palabra disruptores endocrinos puede que te resulte conocida o puede que no, pero es un concepto real, es decir, existen, y la comunidad médica está hablando mucho de ellos últimamente y con bastante preocupación porque afectan a la salud, no solo en lo relativo a la fertilidad de hombres y mujeres, sino también al resto de nuestro organismo. En definitiva, digamos que nuestro cuerpo se está intoxicando a través de lo que come y de lo que respira, entre otras cosas.

Pero veamos con más detalle qué son los disruptores endocrinos, cómo afectan a nuestra salud y qué podemos hacer frente a la amenaza que suponen.

FUENTE: Unsplash/Kyson Dana

Qué son los disruptores endocrinos

Hace años que venimos escuchando acerca de la peligrosidad que tienen los agentes químicos para nuestra salud. Los disruptores endocrinos son precisamente esto, sustancias tóxicas que entran en nuestro organismo alterando todo su equilibrio y haciendo que enfermemos. Afectan principalmente al sistema endocrino, aunque el sistema endocrino va más allá de alterar nuestras hormonas en cuanto a lo sexual o reproductivo se refiere, sino que tiene un papel clave también en otros muchos aspectos, entre los cuales se encuentra el sistema metabólico.

Enfermedades que actualmente están al alza como son la diabetes, la obesidad o el cáncer están provocados una gran parte de ellos por estos desequilibrios.

La lista de problemas de salud que ocasionan los disruptores endocrinos es extensa, como por ejemplo los siguientes:

Provoca pubertad precoz en niños y niñas.

Disminuye la calidad del esperma.

Provoca infertilidad femenina y masculina.

Provoca problemas del corazón.

Favorece las enfermedades neurológicas como son el alzheimer, el parkinson o el autismo.

Produce trastornos metabólicos como sobrepeso, obesidad y diabetes.

Aumenta el número de casos de cáncer de tipo endocrino como el de tiroides, de próstata, de mama y el de testículo.

Causa debilidad del sistema inmunológico.

Dónde se esconden los disruptores endocrinos

FUENTE: Pixabay/Buntysmum

Escapar de estas sustancias tóxicas es complicado porque están muy presentes en nuestras vidas. Podrás identificar estos mecanismos porque ejercen un efecto equivalente a los estrógenos. Por ejemplo, en el terreno de los alimentos, un disruptor endocrino es la soja. Como estás viendo, un alimento muy común y que, hasta hace poco, se ha estado vendiendo como alimento lleno de virtudes.

Con la soja se nos vendía que era muy aconsejable en la dieta para la mujer y, sin embargo, en la actualidad se sabe que la soja afecta negativamente a la calidad de los estrógenos y, con esto perjudica el funcionamiento hormonal y endocrino femenino.

Pero no solo la soja es un alimento peligroso que contiene disruptores endocrinos. Hay un sinfín de productos que ejercen una influencia similar y están por todos lados, como son por ejemplo:

Pesticidas.

Aditivos alimenticios.

Productos industriales.

Para que te hagas una idea de la gravedad del asunto, te diremos que puedes encontrar disruptores endocrinos en alimentos, en detergentes, en prendas de vestir, en pinturas y plásticos, en los envases y utensilios de cocina, en plásticos, juguetes, cortinas y hasta en los tickets de las compras.

Tampoco los aparatos electrónicos, las sartenes, los cosméticos y productos para la higiene, ni siquiera el hilo dental, se libran de la presencia de agentes contaminantes o disruptores endocrinos.

Qué hacer ante la amenaza de los disruptores endocrinos

Como acabas de ver, estos tóxicos se encuentran en todas partes y la única solución es prestar mucha atención a todo lo que compras y utilizas para verificar que no contiene estas sustancias. Te adelantamos que es difícil, aunque no imposible.

En adelante, tendrás que leer todas las etiquetas y observar que no aparezcan los siguientes nombres.

PcBs.

Dioxinas.

Benzopirenos.

Ftalatos.

Bisfenol A.

DDT.

Metales pesados.

Piorretardantes bromados.

Substancias perfluoradas.

Parabenos.

Pesticidas organoclorados.

Hay más, aunque estos son los más frecuentes que podemos encontrarnos a diario en los comercios y en nuestros hogares. La próxima vez que hagas la compra, evita los productos que contienen estas sustancias.

Siempre que puedas, opta por alimentos frescos y no envasados. Y mucho mejor si decides comprar en tiendas ecológicas. Por otro lado, recuerda que los plásticos son altamente contaminantes pero no solo para el entorno, sino también para tu propia salud, pues resultan tóxicos.

Las sartenes y utensilios de cocina, desecha todas las antiguas y busca las que sean de cerámica o libres de PFOAs o PFOs.

En cuanto a los productos de cosmética e higiene, al igual que con los alimentos, te aconsejamos adquirirlos en comercios ecológicos para garantizar que estarán libres de químicos.

Yoga, meditación para equilibrar los disruptores endocrinos

Los disruptores endocrinos provocan un desequilibrio en nuestras hormonas y es difícil luchar contra ellos, por eso, ahora más que nunca se impone la necesidad de adoptar hábitos de vida que nos ayuden a paliar estos desequilibrios y a minimizar esos daños a nuestra salud. Una buena manera de hacerlo es practicar meditación.

La meditación o el yoga ayudan a equilibrar el sistema hormonal sin necesidad de tomar medicamentos o, lo que es lo mismo, sin meter más sustancias químicas al cuerpo. Practicar yoga además, alivia todos esos síntomas que aparecen cuando nuestras hormonas están en desequilibrio.

Si consigues mejorar el funcionamiento de las glándulas endocrinas, lograrás restablecer el equilibrio en la actividad de todos tus órganos y, con esto, superar tus problemas de salud.

Hay muchas parejas que deciden iniciarse en este tipo de prácticas cuando encuentran dificultades para concebir, o cuando aparecen problemas en su vida sexual. La meditación es una buena ayuda en estos casos.

Lo mejor de todo es que a través de la meditación se logra el bienestar general y la armonía, sin efectos secundarios.

FUENTE: Pixabay/brenkee

Tags: , , , , ,

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!