La angustia es un sentimiento que percibimos cuando, sin ninguna causa aparente, nos desvelamos en exceso por la probabilidad de que en un futuro pueda llegar a pasarnos algo que temamos, dado que no tendremos el control suficiente para afrontarlo.

Es una señal sufrida en los tiempos de hoy en día y se caracteriza por la inquietud y la inestabilidad en las diversas situaciones y aspectos de la vida humana. Además, es una etapa emocional de pena, destacada por un sufrimiento psicológico en la cual respondemos ante un miedo irreconocible.

Pueden presentarse síntomas como transformaciones en el organismo, ya sea sudoración excesiva, taquicardia, temblores o falta de aire. Existen diferentes grados de angustia que pueden llegar a producir una enfermedad psíquica.


Síntomas de la angustia

Los síntomas más comunes de este trastorno pueden ser diversos y pueden llegar a afectar a nuestra vida, llegando a un punto en que nos impide desarrollar una vida normal. Algunas señales son:

·  Tristeza y pena.

·  Sensación de culpa.

·  Ausencia de placer por aquellos gustos que nos da la vida.

·  A la hora de realizar las tareas de la vida diaria nos faltan las ganas.

·  Carencia de motivación para trabajar, para la vida en familia y las relaciones sociales.

·  Disminución de las funciones intelectuales.

·  Aparición de la ansiedad.

· Cambios en el humor.

· Desequilibrio emocional.

· Impetuosidad.

· Trastornos relacionados con la alimentación y la sexualidad.

¿Cuáles son las causas?

Los motivos por los cuales se produce este trastorno son varios y, normalmente, suelen estar vinculados con hechos importantes que nos suceden en la vida. Por ejemplo:

· Tesituras que pongan en peligro nuestra integridad física.

· Sucesos con una carga emocional impactante, como una violación, un atraco, un secuestro.

· Estados de inseguridad social o pública.

· Pérdida del trabajo.

· Problemas personales con la pareja.

· El estrés.

Tratamientos para la angustia

Existen diferentes casos en los que las personas podemos acceder a tratamientos para superar la angustia, donde no solo nos encontraremos con terapeutas habituales como son los psicólogos, sino que podremos ver incorporados los tratamientos con las terapias variables.

Dentro de la gama psicológica podemos encontrar diversos tratamientos para la angustia. Estos se dirigen a:

· Realizar un reaprendizaje de las conductas.

· Terapias familiares, aplicando la psicología social.

· Tratamiento psicoanalítico, es decir, estudio de la historia de lo que nos ha ocurrido y las causas o formación de la angustia.

· Tratamientos que incluyen técnicas físicas, ejercicios para la respiración junto a la entrevista que se realiza para resolver el problema.

· Técnicas para expresarse a través de dibujos, incorporando medios plásticos para tratarlo, como por ejemplo, un collage.

No cabe duda de que para tratar este trastorno, lo que se recomienda es darle un enfoque global ajustado a la singularidad de cada persona

¿Cómo influyen la meditación y la psicología positiva en su tratamiento?

Desde hace bastante tiempo se ha aceptado que la meditación aporta grandes beneficios a la hora de tratar esta enfermedad. Durante estos últimos años se ha confirmado que dichos beneficios son de verdad y es que diversos estudios indican que la meditación puede llegar a transformar partes de nuestro cerebro positivamente.

Se manifiesta que con tan solo treinta minutos de meditación de forma diaria sirven para ver que los síntomas de la angustia desaparecen. Para ello, puedes aplicar la técnica de la meditación de atención plena.

Esta técnica consiste en realizar un entrenamiento ágil para incrementar la consciencia de uno mismo. La finalidad de esta es darle la posibilidad a la mente de que centre toda su atención en un pensamiento que pase por la misma, ya sean sonidos en el entorno, por ejemplo, pero sin concentrarse excesivamente en cada cosa.

Su ejercicio consiste en sentarte lo más cómodo posible, concentrándote en tu respiración y llevar a tu mente al presente e intentar no desviarla a preocupaciones del pasado o del futuro.

Por otra parte, nos encontramos ante la ayuda que aporta la psicología positiva. Su finalidad es restablecer y favorecer la vitalidad y las capacidades humanas, haciendo que valga la pena vivir la vida con emoción. Esta, se centra en la evaluación de los matices de la condición humana que transportan a la plena felicidad y a la totalidad emocional.

Además, traslada su perspectiva científica al bienestar y la salud óptima, concediendo un punto de vista distinto mediante la comprensión de las vivencias humanas. Se encarga de observar los hechos recientes, sugiriendo que los problemas psicológicos sean más rentables de tratar, en vez de diagnosticarlos como una enfermedad mental.

Algunos puntos clave de la psicología positiva para llevar una vida plena son:

· La resiliencia: es decir, la capacidad que tenemos de enfrentar situaciones límite y sobreponernos a ellas.

· El humor.

· La creatividad.

· La generosidad.

· El optimismo.

· El amor.

Para llegar a ser más felices y dejar a un lado la angustia, Martin Seligman explica, a través de un modelo, los cinco pilares fundamentales para conseguir la felicidad y gozo personal:

· Emociones positivas: está vinculado con las emociones que experimentamos durante el día, las sensaciones que nos producen alegría. Pensar en positivo nos lleva a ejercer la vida de forma superior. También es importante generar emociones positivas, como por ejemplo la alegría, la serenidad y el interés.

· Compromiso: es relevante implicarse en una tarea con una actitud positiva, a pesar de que la actividad no sea de nuestro agrado. Hay que buscar la manera de transformarla en algo positivo.

· Relaciones: necesitamos tener relaciones buenas para conservar un bienestar óptimo.

· Significado: este apartado habla sobre el sentimiento de tener propósitos en la vida, ya que ponerle una determinación a nuestros propios proyectos y trabajos, nos proporciona ejercer con coherencia e implantar prioridades y valores.

· Logro: debemos saber reconocer nuestros méritos.

Proponernos objetivos, perfeccionar nuestro autocontrol y perseguir metas en nuestra vida, nos ayuda a crecer continuamente y a que nuestras aptitudes crezcan.

En definitiva, la angustia es algo que puede afectar a cualquiera en determinado momento de la vida. Reconocer sus síntomas es clave para ponerse manos a la obra y evitar que vaya a más.

La meditación y la psicología positiva son dos pilares que pueden ayudarnos a salir del bucle de la angustia, y por eso te animamos a conocer el método Crear Salud, que te ayudará a establecer nuevos hábitos en tu día a día, no solo para que empieces a meditar, sino también para aprender a nutrirte adecuadamente y llevar una vida activa.


Anímate y prueba la app Siente – que puedes descargar aquí – que te servirá de guía para practicar la meditación en el día a día. Se trata de una metodología muy sencilla, que te abrirá las puertas del mindfulness y la psicología positiva, para mejorar tu bienestar, reducir la angustia y, en definitiva, ser más feliz.

 

 


Tags: , , , , ,

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!