Hoy en día estamos sometidos a todo tipo de presiones, tanto físicas como de estrés, debido al gran número de distracciones y tareas a las que debemos prestar atención a todas horas.

El agotamiento de un duro día de trabajo, los numerosos exámenes en el instituto o la universidad o el bombardeo de noticias tanto televisivas como por Internet. Un mundo capaz de dejarnos KO al llegar la noche. Para contrarrestar todo este cúmulo de actividades y mantenernos en un estado de salud y equilibrio, podemos recurrir a diversos métodos.

Algunos métodos para seguir una vida saludable

1. Practica ejercicio a diario

Lo habrás oído infinidad de veces. Habituarse a hacer ejercicio es algo que, en este caótico día a día, parece imposible, pero son actividades totalmente imprescindibles salir a correr, jugar con tu hijo, coger la bicicleta, ir a nadar o hacer cualquier otro tipo de deporte durante treinta minutos diarios.

Todo esto fomentará que te encuentres mejor y te sientas más feliz, debido a la liberación de endorfinas que expulsa nuestro cuerpo cuando realizamos ejercicio físico.

2. Duerme las horas recomendadas

No hay nada mejor que descansar y reponer fuerzas. Pero todo en su justa medida, ya que, como todos sabemos, lo aconsejable es dormir de siete a ocho horas diarias y que este descanso se produzca en un ambiente tranquilo y sin demasiadas distracciones es algo de vital importancia para que nos sintamos descansados al levantarnos para una nueva jornada.

3. Fomenta tus aficiones

Buscar y encontrar un hobbie que nos realice y nos ayude a mejorar es de gran ayuda para reducir el estrés. Te hará sentir más feliz y es algo que podrás compartir con otras personas.

Sin duda alguna, todos tenemos que disfrutar de nuestros pasatiempos y encontrar un momento para nosotros mismos. Además, te ayudará a distraerte y fortalecer tu mente. Por ejemplo, practicar yoga o algo de meditación mejorará tu concentración y respiración.

4. Frutas, fibra, verduras y alimentos vivos

Por último, es totalmente esencial que consumamos diariamente este grupo de alimentos. Gracias a su aportación vitamínica, de minerales y de fibra conforman la dieta básica de toda persona, ya que ayudan al buen desarrollo del organismo.

La pirámide alimentaria

En este post vamos a profundizar algo más en este aspecto de la alimentación, la cual es capaz de guiar nuestra propia vida. Hay todo tipo de alimentos que debemos incluir a nuestra dieta para que esta sea saludable y equilibrada. Si ascendemos en la pirámide alimentaria…

Cada 5-6 veces a la semana

Aquí podemos encontrar lo más básico: cereales, pasta, arroz, legumbres, etc. Con un alto contenido en hidratos de carbono. Sin olvidar que todos los días debemos beber unos 2 litros de agua para depurar el cuerpo.

Cada 3-4 veces al día

A partir de aquí nos encontramos con los alimentos vivos. En este caso, con la fruta. Como todos conocemos su aportación de vitaminas, damos por hecho que es fundamental para la correcta actividad de las funciones vitales.

Ingerir 3 o 4 piezas de fruta diarias nos evitará caer enfermos y nos mantendrá al 100 %. ¿Quién no se ha tomado un zumo de naranja o limón cuando ha estado resfriado? Numerosos estudios corroboran esto de forma científica. Ya que nuestro sistema inmune precisa de estas vitaminas y minerales para madurar y ejercer su labor contra lo ajeno.

Cada 2-3 veces al día

En este cajón se incluyen las verduras y, aunque algunos no las traguen (sobre todo, los pequeños de la casa), desempeñan un papel vital, debido a su alto contenido en fibra. También, podemos encontrar al aceite de oliva, de gran importancia en la dieta mediterránea por sus múltiples beneficios para nuestro organismo.

Si hablamos de alimentos de procedencia animal y dejamos de lado, un momento, los vegetales, cobran una valiosa significación los productos lácteos fermentados, como yogures y quesos. Todos conocemos su provechosa utilidad como probióticos y, si eres uno de los que no ha oído hablar de este tipo de productos o, simplemente, quieres adquirir más información sobre ellos, continúa leyendo.

Probióticos: mejoran tu sistema inmunológico

​Primero debemos definir qué es un probiótico: “se trata de bacterias que aportan beneficios para el individuo. Cuando se instalan en el intestino, continúan su actividad, causando efectos positivos sobre el organismo”.

Por ejemplo, estos ayudan a hacer la digestión de numerosas moléculas que nuestro aparato digestivo no es capaz de degradar. También producen vitaminas, como la famosa bacteria Escherichia coli, que es capaz de sintetizar vitamina K una vez hospedada en el intestino. No te asustes, dado que podemos encontrar hasta 127 géneros bacterianos más.

​Esta población de microorganismos también necesita crecer y alimentarse, por lo que existen numerosos alimentos, denominados probióticos y prebióticos, que ayudan a que estos crezcan más rápidamente, tales como: yogures, kéfir, chocolate negro, chucrut, encurtidos varios, té kombucha e, incluso, la sopa de miso, entre otros.

Mantener una dieta sostenible mediante estas comidas ayudará a que te encuentres mejor, ya que influyen directamente en nuestra digestión, cómo nos encontramos y cómo reaccionamos en nuestro entorno.

¡Cuida tus bacterias y ellas cuidarán de ti!

Cada 1-3 veces al día (alternando)

Volviendo a la pirámide alimenticia, debemos tener en cuenta que el consumo de pescado, huevos y carnes blancas debe ser algo controlado y siempre alternando los tipos de comidas mencionadas de un día para otro.

Consumo ocasional y moderado

Por último, nos encontramos con las carnes rojas y magras, las bebidas alcohólicas, los refrescos, las mantequillas, los dulces, etc. En ningún caso debemos basar nuestra dieta en estos alimentos. Aunque resultan necesarios, son también motivos para la obesidad y el malestar físico. Por lo que deben consumirse y disfrutarse con precaución y sensatez.

Para terminar este post, hay que recalcar la importancia de llevar una vida sana y equilibrada. Si sigues algunos de estos pasos, podrás comprobar por ti mismo cómo tu salud mejora; y, por supuesto, mantener una mente activa y creativa, puesto que ya sabes lo que se decía en la Antigua Roma.

Mente sana en un cuerpo sano.

 

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!