Se ha comprobado que la práctica continuada del mindfulness supone grandes beneficios para muchas personas adultas. Pero, además, el mindfulness en los niños también tiene unas consecuencias beneficiosas que no podemos desatender, como bien saben los profesionales que trabajan con los más pequeños.

Hasta hace poco tiempo se pensaba que la meditación y el mindfulness era algo que solo podían practicar ciertas personas. Estaba asociado a la espiritualidad y a la posesión de unas facultades especiales. Sin embargo, al llegar a occidente se pudo comprobar que la práctica de la meditación era algo que estaba al alcance de cualquier persona que estuviera dispuesta a dedicar un tiempo a comprometerse con la técnica. Debido a esto han surgido muchos ejercicios que forman parte del mindfulness.

 

Entre los ejercicios que han ido surgiendo, gracias a los profesionales que lo han ido poniendo en práctica para adaptarlo a cualquier tipo de persona, encontramos los propuestos y dedicados especialmente para los niños. Las investigaciones han resaltado la eficacia que tiene el mindfulness incluso para niños de 4 y 5 años de edad. A esta edad ya están preparados para desarrollar una vida interior, además son más sensibles al lenguaje corporal que los adultos, y por ello hay ejercicios adaptados para dedicarle una especial atención al cuerpo.

En muchas ocasiones se infravalora el sufrimiento que hay en la etapa infantil. Muchos niños viven con una mayor sensibilidad todo el proceso de aprendizaje, de experimentar y explorar el mundo por primera vez. Desarrollarse en el contexto que vivimos puede ser muy duro. El estrés, la ansiedad y las exigencias de los adultos, en muchas ocasiones, influyen de forma muy negativa en los niños, sobre todo a ciertas edades que son como esponjas y absorben todo lo que hay en su entorno más próximo.


Esta energía y capacidad que tienen los niños para el aprendizaje podemos focalizarla en realizar actividades que les ayuden a estar más preparados para las adversidades y dificultades con las que se van a ir encontrando en su proceso vital. El mindfulness para niños les aporta muchos beneficios, ¿no te imaginas cuáles? Los iremos viendo a continuación…

Para qué sirve el mindfulness en los niños

El mindfulness para niños tiene como objetivo la prevención de trastornos que se pueden desarrollar en estas etapas, debido al estrés y a contextos difíciles a los que no tienen recursos para entender ni hacerles frente. Los cuidadores, habitualmente, tienen que cumplir con el trabajo y tareas diarias, por lo que suelen tener poco tiempo para prestar la atención que requiere un niño. Cuando este ser indefenso se siente desprotegido, su única forma de llamar la atención es mediante conductas impropias de su edad, a través de comportamientos conflictivos.

Lo bueno de utilizar el mindfulness como terapia preventiva es que no es nada invasiva, es totalmente natural (ya que se fundamenta en la respiración y la concentración) y, además, se ha comprobado que es muy efectiva. Con estos antecedentes no es de extrañar que tanto educadores como profesionales de la salud apliquen el mindfulness en los niños.

Investigadores que han dedicado su esfuerzo en comprobar cuáles son los beneficios del mindfulness en niños, como Felicia Huppert, de la Universidad de Cambridge, ofrecen unos resultados muy prometedores, defendiendo que el entrenamiento de mindfulness, no solo contribuye a mejorar los síntomas relacionados con problemas de salud mental, sino que, además, tiene una gran influencia en el bienestar y desarrollo general del niño.

 

 

Como sabemos, los niños en esta etapa de su vida requieren de mucha atención, y nosotros los adultos generalmente no podemos dedicarles el tiempo que nos gustaría. Ante esta falta de respaldo, el niño puede sentirse abandonado y comienza a desarrollar conductas conflictivas. Estas son adversidades y dificultades por las que suele pasar un niño, ¿qué hace que el niño pueda afrontar esta situación? Tanto bajo en esta situación, como en muchas que se presentarán a lo largo de su niñez, es importante que vaya adquiriendo habilidades que contribuyan a su resiliencia. Las técnicas basadas en la respiración y la concentración ayudan a los niños en este aspecto, para que la frustración no resulte tan problemática, ni suponga tanto sufrimiento.

Los niños también pueden beneficiarse del mindfulness

Como hemos podido ver, las investigaciones sobre el mindfulness también han tenido en cuenta los beneficios que acarrea esta práctica en los más pequeños. Los niños también pueden practicar el mindfulness y, además, es aconsejable que lo practiquen y lo adquieran como un hábito en su día a día. Hemos visto para qué sirve el mindfulness en los niños, ahora vamos a ver cuáles son los beneficios que se ha demostrado que tiene en los niños esta práctica. Les ayuda a:

  • Desarrollar la compasión y la amabilidad, tanto con los demás como con ellos mismos. Aumentan así sus valores y actitudes positivas.
  • Regular sus emociones, saber identificar y comprender para qué sirve cada emoción, para que cuando aparezca sepan gestionarla y no la rechacen como si fuera algo malo.
  • Concentrarse mejor, en sus tareas, en los juegos y en su aprendizaje. No dejándose llevar por las distracciones.
  • Mejorar la creatividad, la atención y por lo tanto el rendimiento académico.
  • Mejorar las habilidades sociales, gracias a que se ejercita la empatía y la asertividad, el sentido de justicia y de ecuanimidad.
  • Desarrollar la introspección, para que indaguen mejor en lo que sienten y en lo que les molesta, y así se puedan hacer responsables de sus sensaciones y de su malestar.
  • Obtener una mayor resiliencia, para enfrentarse a los problemas y las adversidades desde una perspectiva diferente, pudiendo disminuir su sufrimiento.

 

 

Existen muchos ejercicios sencillos de mindfulness que están especialmente diseñados para los niños. En muchas escuelas y lugares donde trabajan con niños ya los están poniendo en práctica. Como padres es importante que os impliquéis y les ayudéis a que hagan algún ejercicio en casa, esto hará que adquieran el hábito de practicarlo. Y como bien sabemos, de los beneficios del mindfulness pueden sacar provecho tanto adultos como niños.

En conclusión, cada vez más expertos del mundo de la medicina y la psicología insisten en la importancia de cuidar de nuestra mente, tal y como propone el método Crear Salud. Debemos ser conscientes de que para llevar una vida saludable también necesitamos nutrirnos adecuadamente y activarnos haciendo cosas que aporten a nuestro bienestar integral.

Herramientas como la App Siente – que puedes descargarte aquí – pueden ser grandes aliadas en tu camino a una vida libre de estrés. Su metodología es sencilla de usar, pues incluye el mindfulness y la psicología positiva para mejorar tu bienestar, reducir el estrés y, de paso, ser más feliz.


Tags: , ,

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!