Hacer ejercicio físico de manera regular es esencial para fomentar la salud, calidad de vida y bienestar tanto de grandes como de pequeños. Sin embargo, el frenético ritmo de vida actual puede suponerte un obstáculo a la hora de encontrar un momento de tranquilidad para que practiques deporte con la frecuencia necesaria y puedas disfrutar así de todos los beneficios que te aporta.

Beneficios del deporte para tu salud y bienestar

Uno de los errores más comunes y arraigados es el de pensar que el deporte está limitado a cuando quieres mejorar tu aspecto físico, perder unos kilos de más o tonificar tu cuerpo. No obstante, la actividad física es imprescindible para disfrutar de un estilo de vida saludable y está altamente recomendado por las siguientes razones:

· Reduce el riesgo de problemas de salud como la hipertensión, la diabetes tipo 2 o la demencia, entre otras.

· Previene la obesidad y el sobrepeso al mantenerte en tu peso ideal y alejarte del sedentarismo.

· Mejora tu resistencia física y aumenta tu fuerza, agilidad y flexibilidad.

· Fortalece tus músculos, articulaciones y huesos.


 

· Favorece que tu corazón se mantenga saludable y activo, por lo que aumenta tu esperanza y calidad de vida.

· Con el deporte segregas las hormonas de la felicidad y el bienestar, y contribuye a mejorar patologías como la ansiedad o la depresión.

· Reduce los estados de estrés y mejora los estados anímicos positivos.

· Ayuda a descansar por la noche y mantener unos hábitos de vida saludables.

· Fomenta las relaciones sociales y los valores positivos.

· Reduce algunos de los efectos del envejecimiento e incrementa la movilidad.

Tiempo e intensidad

Los profesionales y especialistas recomiendan hacer ejercicio físico moderado durante 30 minutos al menos cinco veces por semana para que logres un nivel saludable. Naturalmente, estas sugerencias varían en función de cada persona. Y es que si no practicas deporte con regularidad, es mejor que empieces de forma gradual para que tu cuerpo se vaya adaptando al cambio. En este caso, puedes empezar haciendo ejercicio dos o tres veces por semana durante unos 20 minutos cada jornada e ir aumentando la frecuencia a medida que te sientas cómodo.

Uno de los objetivos principales de la actividad física no es que lo veas como una obligación más, sino como una actividad que disfrutes y te haga sentir bien. Por tanto, puedes empezar con el deporte que más te guste y que puedas adaptar sin demasiada complejidad a tus horarios. Recuerda que aunque hagas poco, siempre será mejor que no hacer nada, y contribuirá a mejorar tu bienestar, salud y estado en general, tanto por dentro como por fuera.

Ejercicios sencillos que puedes hacer a diario

A continuación, te proponemos algunos ejercicios sencillos, rápidos y beneficiosos que puedes realizar prácticamente desde cualquier lugar. Recuerda que debes calentar bien antes de practicar cualquier clase de ejercicio físico para evitar contracturas, lesiones o malestares.

· Flexiones de brazos, especialmente indicado para fortalecer el pecho y los músculos de tus hombros. Apoya las palmas de tus manos sobre una superficie medianamente alta, como una mesa de comedor o un escritorio, y estira los brazos. Inclina tu cuerpo con el pecho en dirección a la superficie hasta que tus codos formen un ángulo de 90 ángulos, o bien hasta que tu pecho roce la mesa, y vuelve a la posición original. Este ejercicio también lo puedes realizar con las manos apoyadas en la pared, siguiendo el mismo procedimiento hasta que tu nariz roce la pared.

· Flexiones de piernas con hombros invertidos, para fortalecer los tríceps. Para este ejercicio necesitarás una silla sin ruedas y que, a poder ser, la tengas contra la pared para evitar posibles caídas. Siéntate en el borde de la misma y apoya tus manos sobre el asiento. Lentamente, lleva tu cuerpo hacia el vacío que hay entre la silla y tus pies, sin mover estos últimos y sin que tu trasero llegue a alcanzar el suelo. Permanece en esta postura durante unos pocos segundos y vuelve a la original.

· Sentadillas para fortalecer los cuádriceps. Colócate de pie y con la espalda erguida. Alza los brazos y mantenlos en un ángulo de 90 grados aproximadamente, ya sea justo por delante de ti o extendidos por completo a los lados. Flexiona por completo las piernas hasta que con tu parte trasera roces el suelo. Este ejercicio también lo puedes hacer con una sola pierna, pero solo cuando estés completamente seguro.

· Abdominales estilo bicicleta para fortalecer los músculos abdominales. Sentado en una colchoneta, mantén las piernas al aire con las rodillas flexionadas y coloca tus manos detrás de la cabeza. Estando en esta posición, haz las abdominales tradicionales, pero llevando el codo derecho a la rodilla izquierda y al revés.

· Flexiones de rodillas, para fortalecer los músculos del abdomen. Siéntate en el extremo de una silla y recuéstate levemente, apoyándote con los codos en los reposa brazos. Alza las rodillas en dirección a tu pecho y luego extiende las piernas de forma que queden paralelas al suelo. Intenta sostener la postura durante unos segundos y vuelve a la original.

· Ejercicios de patada de burro rectas para fortalecer los músculos posteriores de tus piernas. Colócate a cuatro patas con las rodillas justo debajo de tus caderas y las palmas abiertas. Levanta la pierna izquierda tan recto como te sea posible sin llegar a doblar la rodilla, y mantenla en esta posición durante uno o dos minutos. Vuelve a la postura original y realiza el ejercicio con la otra pierna.

Por último, también te aconsejamos algunos deportes para mantener un estilo de vida saludable:

· Natación. Uno de los deportes más completos en sus diferentes estilos.

· Caminata o correr. Lo ideal es caminar a un ritmo ligero, pero puedes aprovechar cualquier oportunidad de tu día a día para ejercitarte.

· Sube escaleras. Cambia el ascensor por subir escaleras y mantenerte activo.

En conclusión, el ejercicio físico es una de las mejores formas para mantenerte en forma y, a la par, mejorar tu calidad de vida y fomentar tu bienestar y salud. Actualmente, existen muchas modalidades que puedes adaptar a tu rutina de forma sencilla y sin complicaciones.

RECUERDA: la base para disfrutar de una buena salud está muchas veces en cambiar nuestros hábitos, tal y como propone el método Crear Salud. Necesitamos nutrirnos adecuadamente y activarnos haciendo cosas que aporten a nuestro bienestar integral.

Además, para cuidar nuestra mente, existen herramientas como la app Siente – que puedes descargarte aquí  que pueden ser grandes aliadas en tu camino a una vida saludable. Su metodología es sencilla de usar, pues incluye el mindfulness y la psicología positiva para mejorar tu bienestar, reducir el estrés y, de paso, ser más feliz.


 

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!