Cuando hablamos de nutrición celular nos estamos refiriendo a todo el procedimiento por el cual las células de nuestro organismo obtienen la energía y la materia que necesitan para efectuar sus funciones vitales.

El ser humano usa materia de otros seres vivos para nutrirse porque no puede sintetizarla, es el caso también de los animales y las bacterias. En cambio el reino vegetal, usa la materia inorgánica como son las sales minerales, siendo capaz de producir sus propios alimentos.

Pocos saben que quien planteó la evolución de las plantas a partir de la teoría celular fue Matthias Jakob Schleiden. Fue a partir de esas investigaciones, con el tiempo, se pudo especificar claramente en qué consistía la nutrición de una célula tanto a nivel vegetal como animal. Para que nos demos idea de la importancia de la nutrición celular, sin ella las células no vivirían, y por lo tanto nuestro cuerpo tampoco.

¿Cómo se produce la nutrición celular?

Se inicia cuando ingerimos los alimentos, lo que produce diversos procesos dentro de nuestro cuerpo que culminan en la nutrición de las células y en energía. A través de las diferentes fases de la digestión, los alimentos ingeridos se descomponen en partículas más simples para que las células las puedan utilizar.

Tanto las moléculas de una como de los otros son llevados por la sangre hacia los diversos grupos celulares, a través de un proceso que dirige el sistema nervioso. De la sangre se transmite al líquido intercelular, en donde queda a disponibilidad de las células.

¿De qué manera podemos contribuir a la nutrición celular?

Para que la nutrición celular sea la correcta debemos consumir las nutrientes naturales esenciales que son:

Proteínas

Cuando las ingerimos, nuestro organismo las descompone en aminoácidos que emplea de manera específica para diversas funciones. Esencialmente las proteínas son el material con el que se forman las moléculas que se encargan de la defensa, transporte o regulación de las funciones o de los tejidos.


Hidratos de carbono

También se los denomina glúcidos o azúcares y son la fuente principal de energía dentro del organismo. Se los denomina también carbohidratos.

Entre ellos están:

  • Los monosacáridos como las fructosa presente en la fruta y la glucosa, en la miel, frutas y algunas verduras.
  • Los bisacáridos como la lactosa en la leche o la sacarosa en el azúcar.
  • Los polisacáridos que se encuentran en los cereales y legumbres.

Grasas

También llamadas lípidos cuya función es servir de reserva energética, mantener la temperatura corporal, y proteger órganos vitales.

Existen tres tipos de grasas:

  • Saturadas que provienen del reino animal;
  • Insaturadas que provienen del reino vegetal como los aceites vegetales
  • Trans que son grasas insaturadas que se someten a un proceso de hidrogenación, mediante el cual se convierten en saturadas.

Vitaminas

El organismo las necesita en cantidades pequeñas. Son imprescindibles para determinadas reacciones metabólicas y su carencia puede provocar enfermedad.

Se las divide en:

  • Hidrosolubles como la vitamina C, y las del grupo B. Se eliminan fácilmente y por eso hay que ingerirlas diariamente. Su fuente principal se halla en verduras y vegetales.
  • Liposolubles como la vitamina A, D y E. Se acumulan en el organismo y no son fáciles de eliminar. Se obtienen de aceites de pescado y de vegetales con primera presión en frío.

Minerales

Son fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestra fisiología. Se agrupan en:

  • Macrominerales que necesitamos en más cantidad como el potasio, calcio, sodio, magnesio, fósforo, cloro y azufre.
  • Oligoelementos que necesitamos en menor cantidad: hierro, yodo, flúor, cobalto, manganeso, zinc.

La fuente principal de minerales son las semillas, las algas, los cereales, legumbres y verduras.

En conclusión, cada vez más expertos del mundo de la medicina y la psicología insisten en la importancia de cuidar de nuestra mente y nuestro cuerpo a través de la meditación y de una correcta alimentación, tal y como propone el método Crear Salud. Debemos ser conscientes de que para llevar una vida saludable también necesitamos nutrirnos adecuadamente y activarnos haciendo cosas que aporten a nuestro bienestar integral.

Herramientas como la App Siente – que puedes descargarte gratuitamente aquí – pueden ser grandes aliadas en tu camino a una vida libre de estrés. Su metodología es sencilla de usar, pues incluye el mindfulness y la psicología positiva para mejorar tu bienestar, reducir el estrés y, de paso, ser más feliz.


Tags: , , , , , ,

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!