Debido a la enorme variedad de alimentos que podemos encontrar hoy en día, en ocasiones, puede resultar difícil saber qué son en realidad. La publicidad nos ofrece muchas opciones para mantener nuestro cuerpo saludable. Entre los productos beneficiosos para nuestro intestino se encuentran los yogures, el Kéfir, lactobacilos y muchos otros. Sin embargo, la diferencia entre unos y otros muchas veces no esta clara. Veamos, en este caso,  cuáles son las diferencias entre los probióticos y los prebióticos.

La salud y el intestino

El intestino además de ser el sitio donde se absorben ciertos nutrientes es también la barrera que impide el paso a sustancias extrañas. Aunque no es muy conocido, esta parte de nuestro organismo posee una gran actividad neuronal. Nuestro aparato digestivo tiene neuronas con idéntica estructura a la de las neuronas que se encuentran en nuestro cerebro. Estas neuronas, al igual que las neuronas cerebrales, son capaces de liberar neurotransmisores y hormonas. Podríamos decir que nuestro intestino sería como nuestro segundo cerebro.

Si esto es así, nuestro intestino sintetizará ciertos neurotransmisores en respuesta a la alimentación y la digestión que hagamos. Por ello, si nos alimentamos de manera saludable y digerimos adecuadamente nuestra salud física y mental se verán influenciadas.

En nuestro sistema digestivo conviven aproximadamente 400 especies de bacterias. Por mucho que asociemos la idea de bacteria con enfermedad, esto no es así. Muchas de ellas son muy beneficiosas ya que gracias a los ácidos que producen equilibran el pH del intestino, impidiendo el crecimiento de bacterias patógenas. Debido a esto, si nuestro intestino está poblado con bacterias de este tipo nuestra salud será mejor.

¿Qué son los probióticos?

Los alimentos probióticos contienen microorganismos vivos que, cuando se suministran de manera adecuada, tienen beneficios en la salud de la persona que los recibe.

Se pueden administrar de manera oral o por otras vías, como por ejemplo la vaginal, para combatir las enfermedades relacionadas con hongos como la Cándida albicans. Es muy importante que los probióticos estén vivos al ingerirlos y que las dosis sean las adecuadas para obtener los efectos deseados. Por este motivo, no podemos decir que todos los productos que dicen contener probióticos sean beneficiosos, ya que existe la posibilidad de que contenga una cantidad muy pequeña de los mismos.

Beneficios de los probióticos

El consumo de probióticos tiene numerosos beneficios para nuestro organismo. Ante todo, son muy importantes para llevar a cabo una correcta digestión ya que equilibran el sistema digestivo. Así mismo, son muy eficaces para tratar diferentes dolencias digestivas, sobre todo la diarrea.

También los probióticos son de gran ayuda en la protección de diferentes infecciones y en la prevención del cáncer de colón, así como para prevenir trastornos en las vías urinarias. Y por si esto fuera poco, son unos estupendos aliados si lo que queremos es perder peso.

¿Qué son los prebióticos?

Los prebióticos son determinados ingredientes que contienen algunos alimentos y que no podemos digerir. Estos ingredientes al entrar en nuestro organismo son capaces de estimular la actividad de ciertas bacterias que habitan en nuestro intestino, haciendo que nuestra salud mejore. Se trata de un tipo de hidratos de carbono que están presentes en algunos alimentos y que, al no poderlos digerir fermentan en el intestino y sirven de alimento a ciertas bacterias intestinales beneficiosas.

Entre los prebióticos más conocidos se encuentran  la inulina y los fructooligosacáridos y podemos encontrarlos de manera natural en algunos alimentos o pueden ser añadidos para que el alimento se enriquezca con los beneficios que aporta.

Beneficios del consumo de prebióticos

Estas sustancias, además de beneficiar la salud gastrointestinal, también facilitan la absorción de minerales como el cácio y el magnesio. Por este motivo serían muy recomendables para la salud de nuestros huesos.

Así mismo, los prebióticos estimulan el sistema inmunitario, favorecen la síntesis de ciertas vitaminas y reducen los trastornos digestivos, como los gases, por ejemplo. También favorecen la regularidad intestinal por lo que evitan el estreñimiento y las posibilidades de cáncer de colon. Y, ante todo, propician el desarrollo de bacterias beneficiosas para la flora intestinal.

Cómo incluir los probióticos en mi dieta

Si incluyes algunos de estos alimentos en tu dieta la salud de tu intestino te lo agradecerá. Puedes elegir entre:

  • El yogur o el Kefir. Cualquiera de los dos son sobradamente conocidos. Es muy importante que te asegures de comprar yogures que estén vivos. No sirven todos los yogures. Por ejemplo no sirven los yogures pasterizados. El Kefir además de los fermentos lácticos es muy rico en antioxidantes y proteínas.
  • El chucrut. Este alimento es col fermentada. Tiene sabor ácido y es muy beneficiosa para hacer una buena digestión. Puedes utilizarlo para acompañar cualquier plato.
  • El miso. Es un alimento básico en la gastronomía japonesa y es considerado como un alimento medicinal. Es una fermentación de habas de soja y koji. Se utiliza para dar sabor a carnes, salsas y sopas. Nunca hay que dejar que hierva porque perdería sus propiedades.
  • El Tempeh. Se trata de soja fermentada con abundantes probióticos. Se puede utilizar como sustituto de la carne y también como sustituto de la soja, ya que la soja no sienta bien a todo el mundo.

¿Cómo incluir prebióticos en mi dieta?

Si quieres que mejore la salud de tu intestino intenta llevar a cabo las siguientes recomendaciones:

  • Cuando cocines utiliza siempre ajo, puerro y cebolla para guisos, ensaladas y aderezos.
  • No olvides incluir legumbres a menudo en tu dieta. Además de ser muy nutritivas poseen sustancias prebióticas.
  • Cuando cocines patata o boniato no les quites la piel, de esta manera conservan la fibra que en el intestino se comporta como prebiótico.
  • Utiliza siempre cereales integrales como trigo, avena o cebada ya que tienen mucha inulina que es un prebiótico natural.
  • Las alcachofas y los espárragos también tienen sustancias prebióticas muy beneficiosas. Inclúyelas en tus menús siempre que puedas.

Ya hemos visto que existe diferencia entre dos palabras tan parecidas como probióticos y prebióticos. En cualquier caso, ambos son grandes aliados para que la salud no nos abandone. De ti depende el incluir ambos en tu alimentación para que tu intestino se beneficie y, a la vez, el resto de tu organismo.

Tags: , , , ,

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!