La psicología positiva nos aporta técnicas muy valiosas, que están enfocadas exclusivamente a la prevención de dificultades y crisis en el ámbito psicológico. Contamos, además, con que estos recursos han sido extraídos de la experiencia clínica.  A lo largo de este texto detallaremos algunas de estas técnicas que están resultando eficaces.

Esta rama de la psicología, al estar especialmente enfocada en nuestras experiencias positivas, nos ofrece claves para que planteemos la vida de otro modo a como la hemos planteado hasta ahora. Para que en vez de estar pendientes tan solo en nuestros problemas y dificultades, nos centremos también en nuestras potencialidades y valores, para estar preparados ante las adversidades que vayan apareciendo.


Virtudes y fortalezas han sido actualmente estudiadas para comprobar la importancia que tiene que las desarrollemos. Esto nos sitúa en una posición activa, en la que nosotros podemos mediante nuestro esfuerzo personal, aprender a superar y sobrellevar situaciones complicadas y traumáticas. Con las técnicas que nos aporta la psicología positiva, se apoya a las ya existentes, sirviendo de complemento. Muchas estrategias de intervención en problemas como la depresión ya emplean estos recursos, basados en la estimulación y motivación de las personas; para que recobren las esperanzas, su ilusión y alegría.

A continuación te mostraremos algunas de las técnicas que han sido estudiadas por la psicología positiva. La gran mayoría de ellas verás como realmente no te va a costar nada hacerlas, son muy sencillas. Lo imprescindible es dedicarles tiempo, ¡verás cómo merece la pena por los múltiples beneficios de los que te vas a beneficiar!

 

Técnicas de relajación

 

En estos últimos años se ha pasado de creer que la relajación era algo muy beneficioso para nosotros, a comprobar que realmente lo es. Los investigadores quisieron comprobar esta creencia tan popular, que además lleva miles de años aplicándose en distintas culturas. Y se consiguió demostrar que con la práctica constante de la relajación podemos obtener una mejor calidad de vida. Gracias a que reforzamos las funciones de nuestro sistema inmune, y reducimos los niveles de estrés y ansiedad en nuestras obligaciones cotidianas, entre otras muchos beneficios destacables.

Las técnicas de relajación tienen tanto un carácter preventivo como terapéutico. Existen una gran variedad de técnicas como la relajación progresiva de Jacobson, el yoga, el mindfulness o la meditación. Estas técnicas se adaptan a cada persona, por lo que existen técnicas para todos los gustos. Todas ellas nos ayudan a sentirnos mejor tanto en el aspecto físico como en el mental.

 

Cuestionar nuestros pensamientos negativos

 

Cuidar de nuestros pensamientos se ha demostrado que es algo esencial, y es algo que se suele utilizar en terapia para afrontar diversos trastornos. Los pensamientos juegan un papel fundamental en nuestras vidas, con ellos generamos emociones, sentimientos, percepciones y juzgamos situaciones y personas. Acaban por lo general determinando nuestro comportamiento.

Pensamiento negativo
Pixabay / Comfreak

Si te dejas llevar por tus pensamientos negativos verás como lo acabas viendo todo mal, y adoptas conductas que tienen consecuencias desagradables para ti. En palabras de Buda: “Ni tus peores enemigos pueden hacerte tanto daño como tus propios pensamientos”. Esto es algo entonces que hay que modificar si quieres dejar de dañarte con tus pensamientos.

Para salir de este laberinto al que nos pueden llevar nuestros pensamientos es necesario cuestionarlos, ver lo irracionales y pesimistas que pueden ser y cómo nos hacen sufrir innecesariamente. Adoptar una visión más optimista no significa dejar de ver las dificultades, sino dejar de asustarse y echarse para atrás, para afrontarlas, viéndolas incluso como una oportunidad para seguir madurando.

 

Autorreforzamiento

 

Habitualmente somos bastante exigentes con nosotros mismos, ¿acaso no estás más pendiente de lo que haces mal que de lo que haces bien? Vemos sobre todo nuestras faltas, lo que nos queda por hacer o lo que hicimos mal, esta visión hace que nuestra autoestima y valoración personal esté constantemente decayendo; al estar castigándonos por conductas que no han obtenido los resultados que esperábamos.

El autorreforzamiento consiste en que aprendamos a ser más ecuánimes con nosotros mismos, comenzando a reconocer las cosas buenas que hacemos tanto como las que nos salen mal. Darles la misma importancia ya es un buen paso. Nuestra autoestima se verá más equilibrada si damos valor a lo que somos independientemente de lo que consigamos y de si las cosas salen bien o mal. Dar sobre todo importancia a nuestro esfuerzo e intenciones, para saber que hacemos lo mejor que podemos en cada caso.

 

Invertir tu tiempo en actividades placenteras

 

Cuando hablamos de actividades placenteras, hablamos sobre todo de que dediques un tiempo a tu bienestar, para tu salud y para tu cuidado. Vivimos constantemente con un ritmo diario que nos impide descansar y dedicarnos un tiempo para nosotros mismos. Hay que sacar tiempo también para uno mismo, esto es algo más importante de lo que imaginamos.

Tenemos en nuestra mente que hay que hacer cosas productivas y es así como no paramos de hacer cosas. No sabemos estar en calma, ni estar tranquilos de forma relajada. Para ganarle al estrés y a la continua presión hay que olvidarse del tan ansiado éxito. Si nos olvidamos de nosotros mismos lo único que conseguiremos será haber estado esclavizados de los resultados y lo superficial. Invierte tiempo en ti haciendo actividades que hace tiempo no hagas y te gustaría hacer. Disfrutando de paseos, y relajándote con un buen baño o con una lectura que te apetezca.

Sal de esa rutina y monotonía en la que te ves inmerso, organiza tu tiempo y no te olvides de ti. El tiempo que le dediques al amor, a las amistades y a todo lo que te genera bienestar y paz, será el mejor tiempo invertido para tu calidad de vida. Esto es algo que se suele aprender con la experiencia y con el paso de los años. Te animamos a que no te olvides de ti, porque con el tiempo te podemos asegurar que acabarás arrepintiéndote.

Fomenta tu buen humor   

 

Buen humor
Pixabay / palmera

 

En cualquier ámbito de tu vida es bueno que fomentes el buen estado de ánimo que te genera el humor.Esta es una de las estrategias más positivas para afrontar con mayor facilidad y armonía las tareas diarias. Esto lo vemos a diario, las personas que mantienen un buen humor trabajan mejor, se relacionan de una forma más sana, y centran su atención en la valoración de los pequeños detalles y los aspectos positivos de sus vidas. Cultivar el buen humor nos hace estar más alegres y resultar más agradables.

A este estado nos lleva también la meditación. Empleando nuestros pensamientos en lo que nos produce bienestar en consecuencia producimos bienestar a los demás. Al seguir esta cadena fortalecemos nuestro humor y alegría a favor de nuestra tranquilidad, aportándonos un estado de calma y paz, tal y como promueve la meditación.

Cada vez más expertos del mundo de la medicina y la psicología insisten en la importancia de cuidar de nuestra mente, tal y como propone el método Crear Salud. Debemos ser conscientes de que para llevar una vida saludable también necesitamos nutrirnos adecuadamente y activarnos haciendo cosas que aporten a nuestro bienestar integral.

Herramientas como la App Siente – que puedes descargarte aquí – pueden ser grandes aliadas en tu camino a una vida libre de estrés. Su metodología es sencilla de usar, pues incluye el mindfulness y la psicología positiva para mejorar tu bienestar, reducir el estrés y, de paso, ser más feliz.


Tags: , ,

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!