Una destreza innata en nosotros los seres humanos es la flexibilidad. Sin embargo, cuando dejamos de practicarla con frecuencia, la perdemos. Es de gran relevancia para las personas porque nos ayuda a evitar las lesiones y ciertos dolores, además de ayudarnos a agilizar cada uno de nuestros movimientos.

Imagen Freepik.es

Gracias a la flexibilidad podrás sentirte más liviano y será más sencillo practicar algún deporte. Para ayudarte a ganar flexibilidad corporal, recopilamos algunos de los mejores ejercicios. ¡Anímate porque son muy fáciles!

Ejercicios para aumentar la flexibilidad en la espalda

Una zona del cuerpo bastante delicada es la espalda, esto se debe a que es la encargada de soportar la mayor parte del peso corporal. En ocasiones, el dolor crónico en la espalda se debe a problemas emocionales y fisiológicos.

Es por ello que resulta fundamental mantener la movilidad y estabilidad a medida que transcurre el tiempo. Un excelente ejercicio para obtener más flexibilidad en la espalda es el siguiente:

  • Primero debes acostarse con las piernas estiradas en el suelo, luego flexiona una de tus rodillas y pásala sobre la pierna contraria.
  • Después, apoya sobre tu rodilla derecha el antebrazo izquierdo y detrás de la espalda debes colocar tu mano derecha.
  • Seguidamente, gira con suavidad hacia la derecha tu torso, procura mantener durante unos pocos segundos esta posición.
  • Regresa a la posición de inicio, después repite el proceso para ejercitar el otro lado del cuerpo.

También tienes la opción de realizar un estiramiento como sigue: ubícate de pie, después a cada lado de tu cuerpo, coloca en línea recta tus brazos. Mueve hacia la izquierda la cabeza junto con el torso y hombro en la misma dirección. Procura mantener esta posición unos segundos. Repite con el otro lado del cuerpo.

Flexibilidad en los hombros

Las contracturas suelen afectar frecuentemente la zona de los hombros, esto se debe principalmente a la extensa movilidad que tienen a diario; esto genera dolores y lesiones, sobre todo cuando esta articulación no está fortalecida adecuadamente.

Aprende a realizar este ejercicio para ganar flexibilidad en los hombros: colócate de pie y apoya sobre el pecho el brazo derecho. Ubica tu palma izquierda encima del codo derecho y aplica un poco de presión. Repite esta secuencia con el brazo contrario.

Otro ejercicio sencillo para tus hombros sería: mueve tu brazo izquierdo por la parte trasera de la nuca. Luego coloca tu mano derecha encima del codo y ejerce poca presión. Repite el ejercicio, pero con el brazo contrario.

Imagen Pixabay

Ejercicios de flexibilidad para las piernas

Respecto a la flexibilidad en las piernas, puedes aumentar esta capacidad con estos ejercicios: Colócate sentado sobre el suelo, las piernas deben permanecer estiradas. Mueve hacia adelante el torso, estira los brazos.

Se trata de tocar con tus manos la punta de los pies. Al principio será un poco difícil, en este caso será suficiente tocar los pies solo con la punta de tus dedos. Colócate en la posición inicial, después abre todo lo posible tus piernas. Intenta tocar con tus manos, frente, y piernas el suelo.

Completa la rutina con este ejercicio mariposa: Siéntate en el suelo, después coloca una al lado de la otra las plantas de tus pies. Realiza un poco de presión en la zona interior de tus muslos, apoyándote con los codos.

Posturas que te ayudarán a potenciar la flexibilidad

Para preparar muy bien tus músculos lo más recomendable es realizar un calentamiento antes. En caso de que llegaras a sentir dolor al realizar alguna de las posturas, lo mejor es suspender el ejercicio. ¡Ahora prepárate para ganar flexibilidad con estas posturas!

Postura del niño

Para este ejercicio debes colocarte primero de rodillas encima de una manta, las rodillas deben permanecer juntas y luego dobla tus piernas rectas debajo de la zona de los glúteos. Mientras te inclinas hacia la parte de adelante inhala y exhala.

Seguidamente, baja la cabeza y coloca encima del suelo los codos. Comenzarás a sentir que caen sobre tus talones los glúteos, a su vez, se estiran los músculos de la espalda y la columna. Después de lograr la postura del niño, es necesario mantener por un lapso mínimo de 30 segundos.

Postura de langosta para aumentar la flexibilidad

En este ejercicio debes colocarte acostado boca abajo sobre una manta y extender las piernas. Los brazos déjalos a cada lado, pero las palmas de tus manos deben mirar hacia abajo. Si ya has ganado más flexibilidad, trata de unir tus codos colocando por debajo de tu cuerpo los brazos.

Es momento de relajarte, inhala y luego eleva una pierna sin hacer ninguna flexión. Al bajar tu pierna debes expirar. Luego, con la activación del abdomen y las extremidades inferiores, procede a estirar las dos piernas al mismo tiempo hasta donde sea posible. Mantén la posición por 10 segundos, baja.

Postura del gato

Este ejercicio requiere que te coloques de rodillas, preferiblemente encima de una manta y apoyar tus manos en el suelo. Colócate en cuclillas sin despegar las manos del suelo y estira las piernas lentamente.

Estira los brazos y sube la cadera, durante 5 segundos mantén hacia adelante la cabeza. Luego, mete los glúteos y dobla la espalda. Regresa a la posición de inicio. Aunque se trata de un ejercicio un poco complejo, la práctica constante te ayudará a lograrlo y aumentar la flexibilidad.

Imagen Nakaridore en Freepik.es

Ejercicios para manos y dedos flexibles

Este ejercicio solo requiere abrir y cerrar tus puños, procura estirar lo suficiente tus dedos al momento de abrir los puños. Puedes hacerlo en casa, en la oficina o donde quieras.

Ahora ejercita las muñecas y los tobillos: para ganar mayor flexibilidad en estas zonas del cuerpo son suficientes los movimientos giratorios. Por ejemplo, gira siguiendo las agujas del reloj y de forma contraria; hacia abajo y hacia arriba, muévelos hacia la izquierda y derecha.

Cada uno de los ejercicios que te mostramos requieren constancia y mucha paciencia, ya que la flexibilidad no aumenta de un día para otro. Al hacer diariamente los estiramientos podrás lograr el éxito. Además, no olvides mantener hábitos saludables: descansar lo suficiente, consume alimentos sanos y disminuye el estrés.

Y RECUERDA: la base para disfrutar de una buena salud está muchas veces en cambiar nuestros hábitos, y en ello puede ayudarte el método Crear Salud. Necesitamos nutrirnos adecuadamente,  activarnos haciendo cosas que aporten a nuestro bienestar integral y cuidar de nuestro ‘yo’ interior. 


Así, para esto último te proponemos la app Siente – que puedes descargarte aquí que te ayudará a establecer un estilo de vida más saludable. Su metodología es sencilla de usar, pues incluye el mindfulness y la psicología positiva para mejorar tu bienestar, reducir el estrés y, de paso, ser más feliz.

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This