Cada día son más los aparatos electrónicos que incorporamos a nuestra vida. Casi sin darnos cuenta se han convertido en imprescindibles para nosotros. Sin embargo, como todo en esta vida, tienen muchas ventajas, aunque también, bastantes inconvenientes. Por ejemplo, algo que no muchas personas conocen es que nunca deberíamos dormir o descansar con aparatos electrónicos cerca de nosotros.

El peligro de tener cerca aparatos electromagnéticos

Los aparatos electrónicos, aunque no seamos consciente de ellos, pueden perjudicarnos. Estos aparatos llevan integrados materiales y piezas que pueden ser dañinos para nuestro cuerpo. Entre estos componentes se encuentran las baterías, rayos catódicos, piezas metálicas, fluidos y componentes eléctricos y electrónicos, entre otros. Asimismo, generan un campo electromagnético que afecta negativamente nuestra salud y altera nuestro reloj biológico.

Fuente: Pixabay/FreePhotos

Los teléfonos móviles que tan imprescindibles se han vuelto, suelen estar compuestos por aproximadamente 40 metales como el estaño, cobalto, antimonio, oro y paladio, entre otros. Todos estos elementos cuando están cercan del cuerpo humano generan diferentes riesgos para nuestra salud. Si además de tenerlos cerca durante el día, también los tenemos cerca cuando descansamos, los efectos negativos serán mucho mayores.

Las radiaciones de nuestros teléfonos móviles son bastante peligrosas y poco aconsejables. Esto es así en cualquier momento del día, pero en las horas de descanso mucho más. Tener cualquier tipo de aparato electromagnético cerca cuando dormimos puede ocasionar pesadillas, dificultad para conciliar el sueño y también facilidad para despertarse varias veces cada noche.

Según indica la  Organización Mundial de la Salud  los aparatos electrónicos de cualquier tipo, ejercen una influencia negativa en nuestro organismo y también pueden aumentar las posibilidades de padecer cáncer. Asimismo, tienen otros muchos efectos tóxicos que no todos los científicos reconocen. Por ejemplo, en una investigación llevada a cabo en Reino Unido determina que existe una relación importante entre el uso del teléfono móvil y la esterilidad masculina. También se ha podido comprobar que la calidad del esperma es menor y que, en ambos sexos, son más frecuentes los cuadros de estrés.

El sueño y los aparatos electromagnéticos

Nunca deberíamos tener el móvil al lado de la cabeza cuando dormimos. Si necesitamos utilizar el móvil para despertarnos, deberíamos ponerlo lejos o preferiblemente usar un reloj despertador. Aunque no estemos usando el móvil, este sigue utilizando radiobases y radiofrecuencias que nos afectan negativamente.

Los diferentes componentes de los aparatos electrónicos causan un tipo de contaminación conocida como electropolución o electrosmog. Este tipo de contaminación es la principal causa de los desordenes de sueño más habituales.

Cuando dormimos con los aparatos electromagnéticos cerca o, incluso en la misma habitación, aunque estén lejos, estamos siendo afectados por sus respectivos campos electromagnéticos. Estos campos ocasionan diferentes síntomas en nuestro cuerpo que van desde la alteración del sistema inmunológico hasta la fatiga crónica.

Fuente: Pixabay/Pexels

Nuestro organismo es extremadamente sensible a todo tipo de radiaciones. Las funciones y procesos del cuerpo pueden verse alteradas debido a la influencia de las radiaciones de estos aparatos.  Si eres de las personas que duermes con el móvil al lado de tu cabeza o con la televisión o la radio cerca quizá estés sufriendo ciertos síntomas que podrían estar relacionados. Entre los síntomas más comunes destacan la irritabilidad, la dificultad para conciliar el sueño, fatiga, depresión, alteraciones hormonales, ansiedad, pérdida de memoria, alteración de los ciclos de sueño y aumento o disminución del apetito.

¿Cómo evitar radiaciones electromagnéticas al dormir?

Cuando te vayas a dormir o, incluso a descansar un rato, procura que cualquier fuente de radiación esté apagada. La televisión, ordenadores o tablet  estarán siempre apagados si una persona está descansando. Por supuesto la conexión a internet debe estar siempre apagada cuando no esta siendo usada y cuando vamos a descansar.

En cuanto al teléfono móvil podemos hacer dos cosas. Una de ellas es dejarlo apagado en la mesilla de noche si nuestro teléfono admite la opción de apagado y que suene la alarma. La otra opción es dejarlo encendido pero en una habitación alejada. Esta segunda opción nos permite seguir estando comunicados por si alguien necesitara llamarnos pero las radiaciones nos nos afectan. Los expertos recomiendan que el móvil se encuentre, al menos, a un metro de nuestro cuerpo mientras dormimos.

También deberíamos tener en cuenta que no podemos dejar el móvil cargando por la noche y dejarlo debajo de nuestra almohada. Han sido muchas las personas que se han quemado la cara y las manos porque se ha producido una sobrecarga y un incendio en sus aparatos móviles. Las almohadas están fabricadas con materiales inflamables por lo que esta opción es altamente peligrosa.

Además de todo lo anteriormente expuesto, el hecho de dejar el móvil encendido en la mesilla de noche nos hace estar intranquilos. No podemos descansar bien si estamos expectantes de lo que llega a nuestro teléfono. Esta opción nos hace llevarnos a la cama todas las preocupaciones y el estrés del día a día. Además, si habitualmente dormimos con el móvil conectado a la larga podremos desarrollar insomnio, falta de concentración, irritabilidad, pesadillas y dolores de cabeza.

Fuente: Pixabay/mojzagrebinfo

¿Y antes de dormir?

Ya hemos visto lo negativo que es dormir con cualquier tipo de aparato electromagnético a tu lado o muy cerca de ti. Además de esto, también es muy importante que tengamos en cuenta unas cuantas cosas que nos ayudarán a dormir mejor.

Si eres de las personas que están acostumbradas a utilizar pantallas, como la tablet por ejemplo, antes de dormir, deberías saber que esta costumbre puede afectar tu descanso. Según han confirmado diferentes estudios, leer en pantallas brillantes hacen que nuestros ritmos biológicos cambien y por la mañana estemos menos despiertos y más activos por la nocheEsto es debido a que la luz azul que emiten las pantallas inhibe la producción de melatonina tan necesaria para dormir bien. La diferencia entre leer en una pantalla o en un libro es que en el primero caso miramos una fuente de luz y en el segundo la luz se refleja en las páginas.

No obstante, si no tienes más remedio que utilizar algún tipo de pantallas antes de ir a dormir, podrías descargar algún programa gratuito como F.lux, por ejemplo, que adapta la luz de tu ordenador o tablet.

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!