De manera automática, solemos asociar la palabra proteína con la carne o con el pescado. Sin embargo, no solamente estos alimentos contienen proteína. Los alimentos de origen vegetal también tienen proteínas y de muy buena calidad. Vamos a hacer un pequeño resumen de los dos tipos de proteínas.

¿Qué son las proteínas?

Las proteínas son macromoléculas compuestas por aminoácidos. Estos aminoácidos están unidos entre sí por unos enlaces que se llaman enlaces peptídicos. Las proteínas constituyen el principal nutriente para la formación de músculos de nuestro cuerpo. Así mismo, regulan también distintas otras muchos cometidos.

 

Fuente: Pixabay/qimono

 

Las proteínas que fabrica nuestro cuerpo a partir de distintos aminoácidos tienen las siguientes funciones:

  • Sirven como armazón y base de nuestros órganos y tejidos. Son esenciales para la construcción y reparación de los músculos, huesos, uñas, piel, vasos sanguíneos, etc
  • Los componentes de nuestro sistema inmunológico llamados anticuerpos, son proteínas. Por lo que son muy importantes a la hora de defender nuestro organismo.
  • Las enzimas que hay en nuestro cuerpo también son proteínas. Estas enzimas son catalizadores bioquímicos imprescindibles en las reacciones fisiológicas del cuerpo.
  • También hormonas como la insulina o la melatonina son proteínas. La primera responsable de que los niveles de azúcar en sangre sean estables y la segunda  reguladora de nuestro reloj interno.
  • Son la materia prima para la formación de los jugos digestivos.
  • Actúan como transporte de gases como oxígeno y dióxido de carbono en sangre (hemoglobina) y en muchas otras funciones.

Digestión de proteínas

Las proteínas no pueden ser utilizadas por el cuerpo tal y como se presentan en los alimentos. Es necesario un proceso de digestión y asimilación para que no las expulsemos tal y como las comemos. Para poder utilizarlas podríamos decir que nuestro cuerpo tiene que cortarlas en pequeños “trozos” llamados aminoácidos. Estos aminoácidos serán utilizados después por nuestro organismo para construir sus propias proteínas adaptadas a la función correspondiente.

La digestión de las proteínas es un proceso complicado en el que se asimilarán los aminoácidos adecuados y se eliminarán los que no sirvan. Esta digestión comienza en el estómago gracias a la acción del ácido clorhídrico y la pepsina. Necesitan un medio bastante ácido para ser digeridas y descompuestas. Aún así, en el estómago solo se digiere entre el 10 y 20% de las mismas. La mayor parte de su digestión se lleva a cabo en el intestino delgado con la ayuda de las enzimas pancreáticas.

 

Fuente: Pixabay/Pexels

 

Proteínas de origen vegetal

Las proteínas de origen vegetal las podemos encontrar en los siguientes alimentos: legumbres, quinoa, seitán, arroz, amaranto, alga espirulina, semillas de chia, guisantes. frutos secos, etc.

Una de las principales ventajas de las proteínas vegetales frente a las de origen de animal es que estas tienen muchas menos purnas,  Las purinas son sustancias que el hígado debe disolver y son eliminadas por el riñón como ácido úrico.

Es muy común consumir demasiadas purinas si hacemos una dieta rica en proteínas o tomamos alcohol de manera habitual. El exceso de purinas es uno de los mayores riesgos en las dietas hiperproteicas que tantos deportistas toman y que son tan peligrosas para la salud

Las purinas de los productos vegetales son menos dañinas ya que contienen potasio que es un diurético por lo que se filtran y se eliminan mejor.

Así mismo, las grasas que acompañan a las proteínas de origen vegetal son instarudas que ya sabemos que son grasas mucho más saludables. Además, los productos vegetales no contienen colesterol.

También debemos tener en cuenta que las proteínas vegetales van acompañadas de su fibra,  lo que las hace más digestivas y sobrecargan menos el hígado y los riñones. Además son mucho más fáciles de digerir.

Las proteínas de origen vegetal son ideales para dietas bajas en calorías, además de ser más baratas y más respetuosas con el planeta.

 

Proteínas de origen animal

Las proteínas de origen animal se encuentran en la carne, el pescado, los huevos y los lácteos. La ventaja de esta proteína es la calidad de sus aminoácidos. Existen dos tipos de aminoácidos:

  • Aminoácidos esenciales: Nuestro cuerpo necesita que se le suministren a través de la dieta ya que no es capaz de crearlo mezclando otras moléculas
  • Aminoácidos no esenciales: Nuestro organismo es capaz de sintetizarlos a partir de otras sustancias si tenemos una dieta variada.

 

Fuente: Pixabay/RitaE

 

Decimos que la calidad de la proteína depende de los aminoácidos que contiene. Se mide por un índice llamado valor biológico. Cuanto más aminoácidos tenga una proteína de más calidad será y tendrá mayor valor biológico.

Las mejores proteínas son las de la leche materna y la de los huevos. Después van las de la carne, el pescado y después los lácteos.

Se suele considerar que las proteínas de origen animal son más completas y con mayor biológico que las proteínas vegetales. De lo que no se suele hablar es del esfuerzo que tiene que hacer el cuerpo para asimilar las proteínas de origen animal.

Para que una proteína vegetal pueda considerarse completa tendrá que mezclarse con otro alimento que tenga los aminoácidos que la completen. Por ejemplo:

Las legumbres (pobres en Metionina y Cistina) + cereales (pobres en Lisina).

Los frutos secos (pobres en Lisina y Metionina) + lácteos.

Los vegetales (pobres en Cistina, Metionina e Isoleucina) + huevos-

La verdad es que es muy fácil obtener proteína completa. Solo tendremos que tener una dieta variada.

Resumiendo, como habrás visto las proteínas son muy importantes para nuestra salud. El hecho de tomarlas de origen animal o vegetal, dependerá de tus hábitos alimenticios.

En cualquier caso, si tu dieta es variada y consumes habitualmente alimentos frescos e integrales seguro que el aporte en todo tipo de nutrientes será optimo. Es muy recomendable que todos los productos que consumas, tanto de origen vegetal como animal, sean de origen ecológico ya que de esta manera contribuyes enormemente a tu salud y a la salud del planeta. Se ha podido comprobar que los alimentos ecológicos tienen muchos más nutrientes que los no ecológicos y los animales criados en la ganadería ecológica también te aportarán nutrientes de mucha mayor calidad.

Guardar

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!