Las enfermedades renales son en la actualidad un importante problema de salud, incluso se estima que el número de enfermos renales aumentará debido al envejecimiento de la población y a otros problemas de salud relacionados como la diabetes y la obesidad. Conseguir el bienestar resulta esencial para aquellas personas que sufren afecciones de riñón. Por tanto, deben seguir una dieta específica para que su organismo funcione correctamente. 

El papel que juegan los riñones en nuestro organismo

Los riñones son los encargados de eliminar aquellas sustancias de deshecho que están presentes en la sangre, así como de regular los líquidos presentes en nuestro organismo para que gocemos de buena salud.

Cuando una persona manifiesta alteraciones renales, significa que sus riñones no trabajan con normalidad, por lo que, mediante la alimentación debemos colaborar para poder disfrutar de una vida normal. Para ello es necesario controlar la ingesta de líquidos y de algunos alimentos que puedan afectar al funcionamiento de los riñones.

Algunas personas también necesitan un apoyo adicional, la diálisis. Esto, junto con la alimentación y la medicación aconsejada por el médico, puede resultar determinante para que el enfermo renal pueda vivir en buenas condiciones. Además, esto también es importante para la prevención de otras enfermedades.

La dieta de una persona que padece problemas en los riñones debe estar controlada y adaptada personalmente por personal sanitario. En este sentido, lo que ofreceremos a continuación son unas pautas generales.

Pautas generales sobre la alimentación de enfermos renales

• En primer lugar, la alimentación debe ser variada e incluir alimentos de todo tipo (hidratos de carbono, proteínas y grasas saludables) para obtener toda la energía y los nutrientes necesarios para la salud

• Debe ser equilibrada. Las proteínas deben formar el 10-12 % del total de las calorías diarias, mientras que los hidratos de carbono deben ascender al 50-60 % y las grasas al 30 % del total.

• Debe estar adaptada en función de la edad, sexo, peso y actividad física para otorgar la energía necesaria en función de estas variables, debiendo ser personalizada. A su vez, esta adaptación debe atender al tipo de enfermedad renal que padezca la persona y a la fase en la que se encuentre.

• Se debe prestar atención a la ingesta de líquidos, así como a algunos minerales presentes en los alimentos como el sodio, el calcio, el potasio y el fósforoAlgunos de los alimentos que se deben controlar son las legumbres, verduras y frutas. También los frutos secos, los productos integrales y los refrescos de cola, debido a la presencia de fósforo.

Las personas que padecen este tipo de patologías deben controlar el consumo de proteína, dado que puede exacerbar el funcionamiento de los riñones, por lo que podría afectarlos. Asimismo, se debe reducir el consumo de sal para conseguir que los riñones no se esfuercen demasiado.

Como hemos mencionado, la dieta debe ir ajustada a cada persona, por lo que debe estar asesorada por personal sanitario que le indicará qué alimentos son más apropiados en función de la enfermedad.

 

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!

Pin It on Pinterest

Share This