Si eres de las personas que quieres cuidar de tu salud llevando a cabo un alimentación natural, seguramente habrás oído hablar de las algas marianas. Las algas marinas son un tipo de verdura que crece en el mar y que nos aporta muchísimos beneficios si las ingerimos, incluso en muy pequeñas cantidades. Por este motivo se las incluye en la categoría de superalimentos. Veamos cuales son esos beneficios.

Características de las algas

Las algas marinas son plantas acuáticas que podemos encontrar tanto en agua dulce como salada. Estas plantas son capaces de producir sustancias orgánicas a partir del CO2. Tal capacidad está relacionada con la enorme cantidad de clorofila que tienen. Gracias a ello pueden llevar a cabo la fotosíntesis de manera más concentrada bajo el agua aunque la luz del sol no llegue con tanta fuerza.

Fuente: Pixabay/Pexels

En las culturas orientales utilizaban las algas desde hace siglos porque conocían los grandes beneficios que aportaban a la salud de las personas. Sin embargo, hasta el año 1800 no se comenzaron a cultivar. Además, hubo que esperar hasta los años 50 para que se empezaran a dar a conocer sus propiedades.

Son muchos los tipos de algas marinas que existen. Todas ellas son muy ricas en vitaminas y minerales. Además de esto, las algas son unas buenas aliadas si lo que queremos es perder peso. Por ello, son un estupendo complemento en nuestra alimentación.

Tipos de algas marinas

Se clasifican en cuatro grupos y todas ellas nos aportan gran cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales:

Cianofíceas

Este tipo de algas tienen un color verde azulado gracias a la clorofila A y la ficocianina que contienen. Esencialmente, este grupo se caracteriza por contener bacterias fotosintéticas, también son conocidas con el nombre de cianobacterianas. La que más conocemos de esta familia es el alga espirulina.

Feofíceas

A este grupo se le conocen también como el grupo de las algas pardas. Esto se deben a que contienen xantofilas que hacen que el color de las clorofilas naturales se opaquen. Entre ellas encontramos la conocida alga Kombu, muy rica en fósforo y muchos minerales esenciales. También el alga Arame pertenence a esta familia.

Rodofíceas

También conocidas como algas rojas, este tipo son las que más vitaminas y minerales contienen. El color rojo de estas algas se atribuye a la gran cantidad de biliproteínas que contienen. Estas proteínas hacen que el verde original debido a las clorofilas A y B, quede opacado. La más conocida es el alga Nori que se obtiene con diversas variedades de estas plantas. Tienen una gran cantidad de proteínas y minerales.

Fuente: Pixabay/F_A

Clorofíceas

También se conocen como algas verdes. Este tipo son las mas comunes gracias a su valor gastronómico. Son algas con un alto contenido en ácidos nucleicos y aminoácidos. La más utilizada y conocida es la Caulerpa Lentillifera, que se utiliza mucho en ensaladas.

¿Qué beneficios tienen las algas marinas?

El hecho de incluir las algas en nuestra dieta nos aporta numerosos beneficios:

Son muy ricas en calcio

Las algas nos proporcionan 10 veces más calcio que la leche. Además, es un calcio muy fácilmente asimilable por nuestro organismo. Estos niveles de calcio son, probablemente, el motivo principal por el cual se les considera superalimentos.

Tienen muchos nutrientes

Cualquier alga marina tiene gran cantidad de nutrientes. Siempre superan a cualquier planta terrestre. Contienen vitamina A, C, D, E, B1, B1, fósforo y potasio. Este último es el responsable del sabor salado de las algas, aunque creamos que es debido al sodio. También las algas nos proporcionan ciertas cantidades de proteínas vegetales.

Alto poder desintoxicante

El agua del mar tiene una composición similar a la de la sangre humana. Si consumimos, de manera regular, algas en cantidades moderadas, obtendremos: estabilización en los niveles de azúcar en sangre, limpieza del sistema digestivo, purificación de la sangre, limpieza del sistema linfático y ayuda para la eliminación de los metales pesados que tengamos en el organismo.

Control de peso

Las algas son muy saciantes. Esta característica las hace un complemento ideal para las personas que necesitan perder peso, ya que sacian pero no engordan.

Buen funcionamiento tiroides

El alto contenido en yodo que contienen las algas es muy beneficioso para nuestra glándula tiroides. La glándula tiroides es la responsable de varios procesos de nuestro organismo como el uso de la energia, la creación de proteínas o el buen funcionamiento de nuestro sistema inmune.

Mejora sistema inmunitario

Las algas tienen propiedades antiínflamatorias, antivíricas e inmunomoduladoras. Por este motivo, fortalecen el sistema inmunitario y nos ayudan a prevenir diferentes enfermedades.

Efecto quelante

Otro beneficio de las algas marinas es su efecto quelante. Esto quiere decir que tienen capacidad de absorber toxinas y metales pesados y expulsarlos del cuerpo.

Uso de las algas

Las algas más conocidas son la espirulina, kombu, kelp, dulse, wakame, fukus y espagueti de mar. Es muy fácil encontrarlas en cualquier tienda especializada o herbolarios. Se pueden utilizar como complemento de belleza para hacer mascarillas o envolturas, ya que mejoran el aspecto de la piel y también combaten la celulitis y las estrías.

Fuente: Pixabay/ PublicDomainPictures

En la cocina se pueden preparar las algas marinas de muy diferentes maneras. Son capaces de poner color y textura inigualable a cualquier plato. Se pueden añadir a las sopas de verduras, sopa de miso o ensaladas. También pueden servir de acompañante a cualquier tipo de plato. Las croquetas con algas están buenísimas, por ejemplo:

Las algas, sobre todo el alga kombu, son también muy indicadas para ablandar fácilmente las legumbres. Solo tienes que ponerlas a remojar junto con las legumbres y después cocerlas juntas.

Es muy importante que las cantidades de algas a consumir sean moderadas. Al ser un alimento tan concentrado no es necesario utilizar más que muy pequeñas cantidades del mismo. También es posible tomarlas en polvo. La espirulina y la chlorella se pueden encontrar en polvo o comprimidos. Si quieres enriquecer un batido verde añade una cucharadita de cualquiera de estas algas.

Como has visto, las algas marinas son un ingrediente muy interesante si lo que quieres es llevar una dieta saludable. Son riquísimas, baratas y fáciles de transportar. Con un poco de creatividad puedes hacer que estén presenten en muchos de tus platos. ¡Tu salud te lo agradecerá!

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!