A lo largo de nuestra vida mantenemos relaciones con diferentes personas. En nuestros primeros años estas relaciones están basadas en la dependencia. Más tarde buscaremos relacionarnos con personas afines o que aporten riqueza a nuestra vida. Todas estas relaciones aparecen y desaparecen siguiendo ciclos que escapan a nuestro control. Sin embargo, hay una relación que permanece constante durante el tiempo que dura nuestra vida, la relación con nuestra autoestima.

Tú en primer lugar

Son muchas las personas que debido a la forma en la que han sido educadas acostumbran a dejarse en último lugar. En muchos casos, esto puede ser un mecanismo adaptativo que se adquiere durante la infancia. Es cierto que esta forma de ser nos sitúa en la categoría de “buenas personas”. No obstante, a veces el precio que pagamos por pertenecer a esta categoría es muy alto. Según las afirmaciones de expertos en salud mental, el amor propio y el autoestima son una opción muy saludable, aunque los demás puedan tacharnos de egoístas. Cuando una persona se quiere, se aprecia y se atiende a si misma primero, su relación con los demás será más satisfactoria y auténtica.

Fuente: Pixabay/Sarah_Loetscher

Amor por uno mismo y egoísmo

Es muy común confundir la autoestima con el egoísmo. Sin embargo, estas dos palabras tienen significados distintos y solo tienen en común el hecho de que los demás están implicados en ambas definiciones. La persona que se quiere a si misma piensa primero en ella pero también en los demás. Sin embargo, la persona egoísta no tiene en cuenta a los demás en absoluto.

La autoestima está relacionada con la valoración de uno mismo. El egoísmo es, más bien, un aprecio exagerado por uno mismo. En ambos casos estamos hablando de amor por nuestra persona y en ponernos en primer lugar. La diferencia, sin embargo, radica en que el egoísta únicamente se preocupa por sus propios intereses, mientras que la persona con autoestima pone su atención en sus propios beneficios y en los de los demás. Por ello, cuando nos amamos a nosotros mismos en primer lugar, sin exageraciones, nos estaremos beneficiando a nosotros y también a los demás.

Las personas egoístas solo ponen atención en sus propios intereses. Normalmente, solo buscan la satisfacción de sus necesidades aunque esto sea a costa de otros. El egoísta no piensa en los demás ni le interesan los intereses ajenos. Podríamos decir que casi se olvidan del resto de las personas a no ser que las necesiten para algo. Este tipo de personas pocas veces se paran a pensar si el hecho de obtener lo que quieren va a hacer daño a otros.

¿Qué significa amarse a uno mismo?

Una persona que se quiere a si misma y que tiene autoestima es aquella que no ha olvidado el valor que tiene y se hace respetar por ello. Estas personas, sabiendo de su valor, también respetan el valor de los demás. Se preocupan por sus propios intereses y también por los de los demás. Eso si, nunca dejarán desatendidas sus necesidades por atender a otros a no ser que sea algo urgente y puntual.

Cuando una persona se ama a sí misma, persigue sus sueños pero jamás perjudica a otros o pasa por encima de ellos para alcanzarlos. Suelen ser personas amorosas consigo mismas y también con los demás.

En resumen, el amor por uno mismo es inclusivo y busca construir un mundo mejor. Esta manera de ser tiene el éxito asegurado ya que todos somos uno y el bien común siempre está relacionado con el bien individual y viceversa.

Fuente: Pixabay/geralt

¿Cómo aumentar tu autoestima?

Como hemos dicho, la única persona con la que pasarás toda tu vida eres tú mismo. Por ese motivo, lo más inteligente es que desarrolles una relación sana, genuina y amorosa. Veamos como puedes hacerlo:

Observa tus emociones sin juicio

Tus emociones son parte de ti. Por ese motivo, es muy importante que sepas qué es lo que estás sintiendo y, una vez reconocido que renuncies a enjuiciarlas. Dentro de ti no hay bueno ni malo, solo son partes de ti mismo que necesitan ser aceptadas.

No tengas miedo a expresar lo que sientes

Es muy importante que expreses aquello que sientes si lo consideras necesario. No obstante, no olvides que hay muchas formas de expresar las cosas. Intenta siempre no herir los sentimientos ajenos pero no renuncies a lo que sientas.

Decir que no es una opción válida

No tenemos siempre que decir que si. Las negativas son una opción tan válida como su contrario. Estás en todo tu derecho a decir que no y, si lo dices con cariño y educación, seguro que los demás lo recibirán bien. También es importante ser consciente de que decir “no sé” no nos hacer ser menos. Simplemente es otra opción.

Los fracasos no son negativos

En muchas ocasiones, nos empeñamos en que las cosas salgan como creemos que deberían de salir. Sin embargo, como no conocemos todas las posibilidades, a veces puede parecer que fracasamos aunque no sea así. Intenta confiar en la vida y aceptar lo que tú consideras fracasos como la aparición de un camino diferente con el que no habías contado.

Ríete de ti mismo

Nada merece la seriedad que muchas veces le damos. La vida es una aventura y si no le ponemos un poco de sentido del humor lo vamos a pasar muy mal. Por este motivo, es muy importante que tengas la capacidad de reírte de ti mismo tantas veces como haga falta. La risa y el humor nos hacen más humildes y humanos.

Fuente: Pixabay/Miryams_Fotos

El amor por nosotros mismos nos hacer sentir que tenemos derecho a ser felices y amados. De la misma manera, nos empuja a salvaguardar nuestra dignidad y a no permitir que se nos falte al respeto. Antes de embarcarnos en buscar relaciones satisfactorias con otras personas, sería muy importante que cultiváramos la relación con nosotros mismos. ¡Comienza hoy mismo a dedicarte pequeños actos de cariño hasta que se convierta en un hábito!

Tags: , , , ,

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!