La alimentación consciente, también conocida como mindful eating, es una práctica cada vez más arraigada en la sociedad que consiste en aplicar la atención plena, propia del mindfulness, en tus hábitos alimenticios. Es una nueva forma de entender la alimentación que, por una parte, te permite descubrir nuevamente el placer de comer y, por otra, te ayuda a cambiar tu relación intrínseca con la comida para que adoptes una más saludable.

Debido a que la alimentación consciente proviene directamente del mindfulness, primero te vamos a contar brevemente en qué se basa este método. La atención plena se caracteriza en ejercitar e incrementar tu capacidad de concentración en el momento actual y te ayuda a ser completamente consciente del mismo. El mindfulness está orientado a mejorar tu salud y tu calidad de vida en general reduciendo notablemente tu nivel de estrés y ansiedad diarios. Asimismo, te ayuda a ser más reflexivo y menos impulsivo en la toma de decisiones.

¿Qué significa comer con atención plena?

Cuando comes porque tienes ansiedad, estrés o simplemente porque estás aburrido, lo que haces es saciar lo que se denomina como el hambre emocional. Tal y como indican varios estudios, esto es debido a que tu cerebro activa los mismos mecanismos tanto cuando estás hambriento como cuando te sientes ansioso.


La diferencia entre ambos casos radica en el hecho de que cuando estás nervioso no comes porque realmente tengas apetito, sino que es debido a la ansiedad, el estrés o el aburrimiento. En otras palabras, no es una necesidad física la que te lleva a comer, sino que es emocional porque está dictada por los propios nervios o un mal hábito del que no eres consciente.

La alimentación consciente, por tanto, te ayuda a estar en sintonía con tus instintos naturales, favoreciendo la gestión de tus emociones, sensaciones y pensamientos que te incitan a comer por impulso. Es una forma de comer con el cerebro en lugar de comer con el estómago que, asimismo, sirve para saber cuándo has tenido suficiente y cuánto debes comer en función de cada ocasión.

Cabe recalcar que la alimentación consciente no es un nuevo tipo de dieta en el que tengas restricciones o limitaciones. Se trata de un método que te enseña a disfrutar de una comida pausada y saludable con el fin de fomentar tu bienestar y prevenir los sentimientos de culpa y de ansiedad. Especialmente, en la sociedad actual en la que todo se mueve a gran velocidad y apenas cuentas con tiempo para parar.

Diferencias entre el hambre real y el hambre emocional

Aunque pueda parecerte que siempre que sientes apetito y el hambre es real, lo cierto es que hay ocasiones en las que detrás de esta sensación se esconden otras emociones. Esto no significa que lo que experimentas no sea real en el sentido más literal, sino que puede tratarse de una manifestación de tus emociones. Por ejemplo, cuando tienes ansiedad y quieres comer de más, lo que en realidad anhelas es compañía, afecto, tranquilidad o seguridad en ti mismo.

– El hambre real se caracteriza porque aparece de manera gradual; no presenta una necesidad específica de alimentos concretos; no es necesario que la satisfagas de inmediato; dejas de comer una vez te sientes lleno; te sientes bien contigo mismo una vez has finalizado.

– Por su parte, el hambre emocional se identifica con los siguientes ítems: aparece de forma repentina e inesperada; sientes antojos por comidas o alimentos determinados; tienes la imperiosa necesidad de satisfacerla al instante; continúas comiendo cuando estás lleno; te sientes culpable, insatisfecho o avergonzado cuando paras de ingerir alimentos.

Cómo aplicar la alimentación consciente

Hay unas pautas que puedes seguir a la hora de practicar la alimentación consciente y que te comentamos a continuación.

Acomódate

Puede parecer obvio, pero es esencial que para todas las comidas estés sentado siempre en una mesa puesta, con sus cubiertos y platos, y que te relajes. El objetivo de esta técnica es aprender a saborear la comida y favorecer una relación más sana para tu salud y bienestar.

Respira

Antes incluso de empezar a comer respira hondamente dos o tres veces. De esta forma, lograrás atraer tu pensamiento hacia el momento actual y ser completamente consciente del presente, tal y como se practica con el mindfulness.

Olfatea

No te prives de disfrutar de la comida con otros sentidos además del gusto y la vista. Huele los alimentos y piensa en el proceso que se ha realizado hasta llegar a tu plato.

El primer bocado

Toma un primer bocado y detente en degustar su textura, temperatura y sabor.

Come despacio

No se trata de engullir tu comida, sino de que comas con calma y tranquilidad, así que mastica cada bocado poco a poco y lentamente. De esta manera, además, lograrás hacer una mejor digestión.

Usa tu mano no dominante

Para evitar que aumentes la velocidad inconscientemente, utiliza tu mano no dominante para coger los cubiertos. Al principio te resultará complejo, pero así te resultará más sencillo comer tranquilamente.

Aléjate de las distracciones

Si hay algo que cada vez se ha convertido más en una costumbre es comer con el televisor encendido y los teléfonos al lado de los cubiertos, como si fueran un acompañamiento de las comidas. Para evitar cualquier clase de distracciones, aléjate de los aparatos electrónicos y concéntrate en tu comida y tu cuerpo.

Separa las tentaciones

El objetivo es aprender a comer por necesidad, de forma consciente, escuchando a tu cuerpo y lo que te pide. Pero al principio esta tarea puede resultarte compleja, especialmente, si estás rodeado de tentaciones por doquier. Así que sírvete únicamente aquello que sabes que necesitas.

Escucha a tu cuerpo

Cada vez que te veas dirigiéndote hacia la nevera o la cocina con el objetivo de comer, pregúntale a tu cuerpo si realmente está hambriento. Puede que sientas la necesidad de picotear algo porque estás ansioso, aburrido o porque has visto a alguien comer.

En conclusión, la alimentación consciente es un método del mindfulness que te ayuda a fomentar tu bienestar y a cuidar de tu salud mediante una forma de comer controlada y tranquila, en la que el hambre marca el ritmo y no la ansiedad.

Recueda que cada vez más expertos del mundo de la medicina y la psicología insisten en la importancia de cuidar de nuestra mente, tal y como propone el método Crear Salud. Debemos ser conscientes de que para llevar una vida saludable también necesitamos nutrirnos adecuadamente y activarnos haciendo cosas que aporten a nuestro bienestar integral. Herramientas como la app Siente – que puedes descargarte aquí – pueden ser grandes aliadas en tu camino a una vida libre de estrés. Su metodología es sencilla de usar, pues incluye el mindfulness y la psicología positiva para mejorar tu bienestar, reducir el estrés y, en consecuencia, ser más feliz.

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!