¿Cuántas veces te has preguntado “qué puedo hacer para mantener toda mi atención en lo que estoy haciendo o viviendo”? Una ola de pensamientos negativos te arrastran a situaciones que desequilibran tu presente, ocasionando malestar en todas las actividades que realizas habitualmente. Esa exposición constante a todos los estímulos que te rodean, tanto internos como externos, perjudican tu equilibrio vital para vivir con plenitud. Por ello, la Psicología Positiva, junto con la meditación (atención plena), te ofrecen una oportunidad para mejorar la concentración en tus actividades diarias.

¿Cómo te ayudan la Psicología Positiva y la Meditación?

La Psicología Positiva es una rama de la Psicología que se encarga del estudio de los principios de bienestar y felicidad mediante la potenciación de las virtudes y puntos fuertes que residen en cada persona. Fomenta las experiencias más positivas y elimina las negativas. Es decir, pretende estimular las emociones que te generan mayor satisfacción. Esta disciplina psicológica está muy presente en la actualidad y es aplicada en diferentes sectores de la sociedad.

Para conseguirlo, la Psicología Positiva se sirve de diferentes técnicas. Una de ellas es el uso de la meditación, cuyo objetivo primordial es conducir conscientemente todas las emociones y pensamientos que te hacen perder el control ante cualquier situación imprevista. Conseguir calmar y dominar los vaivenes emocionales, te beneficiará con una atención plena para la salud, mejorando tu calidad de vida en todos los aspectos. 

Técnicas de atención plena: Aquí y Ahora

Cuando se habla de atención plena se refiere a la capacidad de alcanzar la máxima concentración posible en todo lo que te propongas; se trata de concentrar toda tu energía en un solo pensamiento. Esto te facilitará llegar a soluciones exitosas en todas aquellas situaciones que se presentan diariamente en cualquier ámbito de tu vida. Es vivir en el aquí y en el ahora, en el presente.

Si tienes problemas para concentrarte en el trabajo; si no consigues finalizar lo que comienzas; si te dispersas con facilidad, continúa leyendo porque, a continuación, te descubrimos una serie de técnicas para mejorar tu atención.

1. Contemplar la respiración: se trata de observar durante 5 minutos cómo entra y sale el aire por la nariz, única y exclusivamente. Percibir las reacciones que experimenta tu cuerpo, y ser solo un espectador, sin reaccionar ante las distracciones. Practica, diariamente, esta técnica cada vez que sientas dificultades para concentrar tu atención. Aprenderás, poco a poco, a eliminar por completo cualquier distracción.

2. Bloquear los pensamientos negativos: cada pensamiento o emoción negativa que aparezca, has de detenerlo. Por ejemplo: no parpadees durante unos minutos y fija tu mirada en un único objeto que tengas a tu alrededor. Puede ser un cuadro o la taza de café. si tu atención se desvía, vuelve a empezar hasta que se tranquilice.

3. Cronometrar el tiempo: proponerse, en un tiempo determinado, a finalizar lo que has comenzado. Si utilizas esta técnica como un método habitual, se convertirá en una disciplina. Evitarás las interrupciones innecesarias.

4. Conectar con la naturaleza: si estás especialmente contrariado, recurrir a los sonidos de la naturaleza   con música, te ayudará a desconectar de esos momentos que te producen desasosiego.

5. Practicar deporte: muchas personas están descubriendo que la práctica de un deporte mejora, considerablemente, su atención en otras facetas de su vida.

6. Desarrollar un hobby: te permite concentrar toda tu atención en algo que te gusta. Te ayuda a expulsar de tu mente todas aquellas ideas y pensamientos negativos para trasformarlos en positivos. Dibujar, escribir o leer.

Cómo mejorar la memoria

Existen unas técnicas de memoria que proporcionarán que tu aprendizaje sea más efectivo. Entre ellas, se encuentran las siguientes:

Técnica por asociación de imágenes: consiste en relacionar palabras o conceptos con imágenes. Esta conexión te ayuda a recordar todo con mayor facilidad.

Técnica por asociación de números: es recomendable siempre que quieras memorizar listas; como por ejemplo la de las tareas que has de realizar en tu día a día. Se trata de ligar palabras a números con el uso de rimas.

Técnica de la habitación romana: se basa en imaginar una habitación o estancia conocida asociando el hombro derecho a la esquina número 1 y, así, sucesivamente, con el resto de las esquinas, el suelo y el techo. En esas esquinas pondrás la información que deseas recordar. Luego, puedes ir aumentado el número de habitaciones que quieras.

5 Tipos de meditación

Los efectos de la meditación en la salud, tanto física como mental, se han comprobado a lo largo de la historia. Sus beneficios te proporcionan el reencuentro contigo mismo y potencian el autoconocimiento, necesario para elegir las situaciones que te aportan felicidad y las que debes descartar.

A continuación, te acercamos a los distintos métodos milenarios que estimulan el desarrollo del optimismo en cualquier circunstancia.

1. Zazen o meditación sentada: con este tipo de meditación se atiende a la respiración que se produce en el vientre. Ojos abiertos, barbilla baja y manos sobre la barriga, manteniendo la columna vertebral recta pero sin rigidez. Esta técnica la utilizan las personas que ya tienen práctica con la meditación.

2. Trascendental: la finalidad de esta meditación consiste en repetir un sonido, una o varias palabras que emiten diferentes sonidos; es lo que se llama mantra. Se recomienda practicarla dos veces al día.

3. Vipassanase centra en la observación de los pensamientos que pasean por la mente para poder controlarlos. Con esta meditación hindú aprendes a eliminar la negatividad.

4. Sufí: se trata de centrar toda tu atención en el corazón para activar los sentimientos que generan amor. Como por ejemplo, observar a tus personas queridas como pueden ser un amigo, un familiar, un animal o cualquier otra sensación que despierte amor. El silencio es el protagonista en esta meditación ancestral.

5. Energética o meditación con los chakras: la idea es atender a los siete centros de energía, representados con un color diferente. Para concentrarse tienes que imaginar cada color.

La psicología positiva te ayuda a accionar todos los mecanismos que están en tu interior, y te revela la manera de sacar lo mejor de ti en cualquier momento, por muy complejo que sea. Sólo es cuestión de concentración.

 

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!