Existe bastante confusión en cuanto a los términos ecológico e integral. Ambas opciones son muy saludables pero no tienen porque ir de la mano. Podemos encontrar productos ecológicos que no sean integrales y productos integrales que no sean ecológicos. Tanto uno como otro, son términos que se utilizan para definir productos que nos benefician si los utilizamos.

Productos ecológicos

Los productos ecológicos también se conocen como orgánicos, biológicos, o simplemente, bio. Denominamos de esta manera a productos naturales que se obtienen sin utilizar productos químicos. Este tipo de productos, pueden ser procesados o no. Podemos encontrar productos agrícolas, carne, vino o bebidas de origen ecológico y siempre tendremos la seguridad de que no tendrán ningún residuo químico. Si fuera de otra manera no podrían denominarse orgánicos.

Fuente: Pixabay/whitesession

Estos productos tienen muy buena calidad y una cuidadosa producción. Podrían incluso considerarse productos gourmet, aunque cada día son más fáciles de encontrar en cualquier establecimiento.

Los productos ecológicos también pueden estar hechos con harinas refinadas. Integral y ecológico no tienen porque estar unidos. De hecho, hay muchos productos de origen ecológico que están procesados y refinados, sin que por ello pierdan su categoría de ecológicos.

El precio de estos productos es más elevado que los productos que no son ecológicos. Esto es debido a que los costes de producción ecológica son más elevados que los de producción habitual. Las producciones son más bajas y no hay métodos de producción intensiva. Además de esto la distribución es más limitada. Esto eleva su precio en la misma medida que su calidad.

Productos ecológicos, sinónimo de salud

Tanto la carne de origen ecológico como los productos agrícolas aportan salud a las personas que los consumen y son respetuosos con los animales y con el medio ambiente. Cuando consumimos cualquiera de estos productos tenemos la seguridad de haber eliminado los riesgos que los productos químicos conllevan.

Fuente: Pixabay/sasint

Este tipo de productos tienen muchos beneficios frente a los productos convencionales:

  • Tienen una alta densidad de nutrientes. Por este motivo la sensación de saciedad es mayor ya que el cuerpo obtiene aquello que necesita.
  • Las frutas y verduras contienen más cantidad de vitamina C.
  • No contienen ningún tipo de pesticidas.
  • Están exentos de manipulación genética.
  • No contienen antibióticos ni hormonas.
  • Tienen mucho más sabor.

Los productos integrales

Los productos integrales hacen referencia a los cereales. El grano del cereal está compuesto por tres partes. Estas tres partes se denominan germen, endospermo y salvado. Cuando el cereal es integral decimos que tiene el grano entero y que aunque haya sido molido sigue conservando todas sus partes. Normalmente estos cereales son más oscuros y algo más ásperos que los cereales refinados. Esto es debido al salvado que contienen.

Cuando el cereal es refinado se le retira la cáscara exterior o salvado y una buena parte del endospermo que es la parte central del grano. Por todo ello, el cereal no integral será más blanco y más fino, aunque mucho menos nutritivo.

Fuente: Pixabay/kirahoffmann

Los productos integrales, que también pueden ser ecológicos, son aquellos que no han sido refinados. Esto quiere decir que llegan a nuestro plato sin haber quitado ninguna de sus partes, conservando toda su fibra y las vitaminas y minerales.

Los falsos integrales

Es muy importante diferenciar los productos integrales de los que solo lo son en apariencia. Actualmente, se fabrican muchos panes que parecen integrales pero que no lo son. Es muy habitual oscurecer el pan añadiendo salvado o harina de centeno y hacerlo pasar por lo que no es. Por ello, si quieres estar seguro de que un alimento es integral de verdad, es necesario que acudas a tiendas especializadas.

También es necesario tener en cuenta que los mejores productos integrales son los ecológicos, sin ninguna duda. Esto es debido a que si consumimos productos integrales que no son biológicos, todos los tóxicos que el cereal ha recibido se quedarán en la cáscara y no podremos evitar ingerirlos.

Fuente: Pixabay/danstajic016

Beneficios de los productos integrales

El consumo de productos integrales es muy beneficioso para nuestro organismo y está totalmente demostrado. Cuando los incorporamos a nuestra dieta prevenimos y mejoramos muchas patologías:

  • Estos productos son muy ricos en fibra, por lo que tienen una gran capacidad de absorber agua. Esto hace que la sensación de saciedad aparezca antes que con productos refinados. Por lo tanto, son ideales para dietas de adelgazamiento.
  • Evitan la elevación brusca de la glucosa en sangre. Por ello son muy beneficiosos para controlar la diabetes, especialmente la de tipo 2.
  • Gracias a la fibra que contienen evitan el estreñimiento. Esto es debido a que las heces aumentan su volumen y, por lo tanto, la frecuencia y consistencia de las deposiciones. Tenemos que aclarar que en el caso del arroz, según que tipo usemos, obtendremos diferentes beneficios. El arroz blanco es apropiado para dietas astringentes, sin embargo el arroz integral actúa justamente al contrario, ayuda en los casos de estreñimiento.
  • La fibra también tiene otras propiedades como la de entorpecer la absorción de grasas a nivel intestinal. También, retrasa la absorción de los azúcares. Gracias a ello reduciremos la cantidad de triglicéridos y colesterol en sangre y minimizamos el riesgo de padecer enfermedades de origen cardiovascular.
  • Estos productos nos aportan gran cantidad de vitaminas del grupo B que son muy beneficiosas para el sistema nervioso.
  • Una vez más, agradeceremos a la fibra de estos productos las propiedades prebióticas que nos aportan. Nuestro intestino la utiliza para desarrollar una saludable microbiota. La buena salud intestinal está íntimamente relacionada con nuestro sistema inmunológico y, por lo tanto, con la ausencia de enfermedades.

Fuente: Pixabay/thommas68

Recuerda que los alimentos integrales siempre deben de ser de origen ecológico. Y que si quieres una dieta más saludable, procura que todos los alimentos ecológicos que compres sean integrales. No te dejes engañar, los productos integrales deben de estar fabricados únicamente con harinas integrales.

Tampoco olvides que los productos de origen ecológico son respetuosos con los animales y con el medio ambiente y fomentan el desarrollo sostenible. ¡Aporta tu granito de arena con un consumo más responsable!

Tags: , , , ,

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!