Los beneficios de la meditación han sido en los últimos tiempos una gran fuente de investigaciones. La ciencia ha llamado mindfulness a todos los aspectos medibles y, por lo tanto, objetivos que ha podido ir extrayendo de esta práctica milenaria como es la meditación. Se ha hecho mucha teoría, pero lo cierto es que sus beneficios pueden ser comprobados por cada persona que logre hacer de la meditación un hábito en su vida. Quienes mejor lo saben son quienes la han practicado…

Muchas personas se preguntarán ¿para qué sirve meditar? Por el gran interés que se está produciendo en nuestra sociedad, puede parecer que es una moda pasajera. Algo de lo que se está haciendo eco la prensa, los medios de información y la literatura enfocada a las masas. Como decimos, puede parecerlo, pero fuera de este carácter también comercial que se le está dando, existe una práctica, que precisamente ahora, en estos momentos que estamos viviendo socialmente, es cuando más la necesitamos.

 

 

Encontrándonos en un mundo donde prima la exigencia, las prisas, la competitividad, el materialismo y el consumismo, precisamente ahora es cuando más necesitamos un cambio de mentalidad y de actitud, para sobreponernos a todos los mensajes que continuamente estamos recibiendo, que llenan nuestra mente de interferencias y distracciones.


La meditación se ha podido ver siempre, desde nuestra perspectiva occidental, como algo espiritual, esotérico o incluso ligado al mundo hippie. Todo esto es por el gran desconocimiento que hemos tenido de lo que supone esta práctica, de lo que realmente es y los beneficios que tiene. Gracias a la ciencia, en estos últimos tiempos hemos podido descubrir, de un modo objetivo, cuáles son sus beneficios tanto para nuestra salud como para nuestra felicidad, como veremos a continuación…

La meditación puesta a prueba por la ciencia

A través de la psicología positiva, el incremento de trastornos relacionados con el estrés y la depresión; se puso todo el foco de atención en las alternativas a las terapias tradicionales en psicología. Tras este periplo lleno de prejuicios, se hicieron grandes descubrimientos sobre los beneficios de la meditación, de cómo esta práctica ayuda a disminuir el estrés, las inflamaciones y la angustia producida por el dolor crónico. La literatura científica se metió de lleno en su repercusión y divulgación, y es así como ha llegado a nuestros días.

 

Ciencia beneficios de la meditación

Fuente: Pixabay GDJ

 

Cualquier psicólogo o profesional enfocado a la salud y bienestar sabe bien los beneficios que tiene la relajación y el poder conectarnos con nuestro cuerpo. Este tipo de prácticas son las que realmente nos ayudan a calmar nuestra mente y conseguir el estado de relajación que necesitamos, eliminando las tensiones diarias y la ansiedad producida por las exigencias y el ritmo de vida que llevamos.

Esto, a diferencia de otras muchas terapias, no son parches que ponemos a nuestras emociones o conductas. Es una práctica que, al incorporarla en nuestra vida diaria, estamos adquiriendo no solo hábitos saludables, sino también una forma de afrontar la vida. Como consecuencia nos hacemos responsables de todo lo que nos perjudica, y adquirimos una mayor conciencia para saber lo que nos beneficia. Y en ese momento estamos más preparados para decidir.

Las ventajas de este proceso es que nadie nos lleva directamente las soluciones a lo que debemos de hacer, sin que seamos conscientes de para qué nos sirven. Muchas veces nos sentimos obligados a tener que hacer algo para nuestro bienestar y para nuestra salud, lo cual nos acaba agotando, puesto que es un compromiso superficial. La meditación es un compromiso profundo, uno consigo mismo, formando directamente parte de su proceso, en el que somos los responsables y protagonistas de cada paso, de lo que pensamos, de lo que sentimos y de cómo respondemos ante nuestro entorno.

La importancia en nuestras vidas de desidentificarnos

Uno de los grandes errores en el que caemos la gran mayoría de las personas es el de considerarnos idénticos al contenido de nuestra conciencia. No sabemos diferenciarnos de nuestra experiencia, y es por eso que estamos continuamente molestos e intentando evitar todo lo que nos desagrada.

Un ejemplo de carácter emocional: imagina que acabas de enfadarte y sientes mucha rabia hacia lo que has vivido con otra persona, te surge un gran malestar y la ira te domina, en esos momentos lo que ocurre es que el ‘yo’ se siente plenamente identificado con la ira. Te conviertes en la ira, en la emoción que estás experimentando. Utilizamos expresiones para esto como: “se encontraba fuera de sí”,  “estaba ido”,  “se encontraba alienado”, “perdió la cabeza”… Estas expresiones indican que el ‘yo’ en vez de estar en sí mismo se encuentra plenamente identificado con la emoción. Si lo piensas bien, esto puede tener muchas consecuencias negativas en tu vida, ¿no crees?

A lo que nos enseña la meditación es a aprender a desidentificarnos. Cuando adquirimos las habilidades mentales suficientes como para poder observar a nuestros pensamientos, a nuestra mente y a su contenido, comprendemos que nosotros no solo somos eso, nuestro ‘yo’ es mucho más que eso, eso es solo una parte de nosotros, de lo que en un determinado momento puede aparecer.

 

 

Este proceso implica saber diferenciar al observador (‘yo’) de lo observado (contenido). Lo observado tiene unas causas que podemos ir entendiendo, si aprendemos a observar. Si nos sentimos apegados al contenido es imposible observarlo y, por lo tanto, comprenderlo. Es necesario tomar esta distancia, para romper con este fuerte apego que tiene nuestro yo con el objeto, hasta el punto que incluso no se ve como parte de él, sino como él mismo.

Este es uno de los beneficios más profundos que tiene la meditación, el desapego, la desidentificación y, en consecuencia, la gestión de las emociones y la apertura mental. Podemos hallar muchos beneficios al adquirir el hábito de la práctica de la meditación, el proceso nos ofrecerá resultados en relación a nuestro compromiso. No hay exigencias, ni obligaciones, ni una meta a la cual llegar, cada cual tiene su ritmo y su proceso, estos son valores fundamentales de la meditación.

En conclusión, si aplicas estas prácticas en tu día a día conseguirás ejercitar y cuidar tu mente. Y ese es el camino que sigue el método Crear Salud, que, además, no solo trabaja con la meditación y la atención plena, sino que también busca fomentar una correcta nutrición en las personas, así como una vida activa.

Anímate a probar la App Siente -que puedes descargarte aquí- y conviértela en tu mejor compañera de viaje por la senda de la meditación. Esta aplicación trabaja con una metodología muy sencilla, que te enseñará las claves del mindfulness y la psicología positiva para mejorar tu bienestar y, en definitiva, llevar una vida más feliz.


Tags: , , , , ,

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!