En nuestra sociedad le damos cada día menos importancia a las horas de sueño. Sin embargo, todos sabemos que dormir es determinante para gozar de un buen estado de salud. Lamentablemente, pocas personas saben lo que es dormir toda la noche de un tirón. Hagamos un recorrido por los diferentes factores que influyen en poder dormir como un niño.

El bien dormir

¡Qué diferencia hay entre comenzar el día cuando hemos dormido bien y cuando nuestro sueño no ha sido de calidad! Durante el día vivimos inmersos en el estrés y en las obligaciones que desgastan nuestro cuerpo y nuestra mente. El dormir las horas adecuadas y de manera profunda nos asegurará poder hacer frente a todas exigencias que el día nos hace.

 

Fuente: Pixabay/miapowterr

 

Cuando dormimos no solamente obtenemos descanso. El hecho de dormir bien y la cantidad de horas que cada persona necesita es muy importante para el bienestar de todo nuestro cuerpo.

Según explica el Dr. Merrill MItler, “el dormir mantiene todos los aspectos del cuerpo de una forma u otra: el equilibrio energético y molecular, así como también la función intelectual, el estado de alerta y el humor”. Así mismo, cuando descansamos, los tejidos de nuestro cuerpo también lo hacen. El Dr. Michael Twery, neurocientífico experto en sueño, explica que el sueño afecta a las hormonas del crecimiento y del estrés, a nuestro sistema inmunitario, apetito, respiración, presión arterial y salud cardiovascular.

Cuando no dormimos bien o dormimos poco tenemos mayor riesgo de padecer enfermedades del corazón, infecciones y obesidad. Según demuestran diferentes investigaciones, la falta de sueño puede llevarnos a sufrir condiciones parecidas a la diabetes en personas que, si durmieran lo necesario, serían saludables.

Qué hacer para dormir bien

Queda claro, entonces, que necesitamos dormir bien y la cantidad de horas que nuestro cuerpo necesite. Seguramente dirás que no es tan fácil. Tienes razón. Para dormir toda la noche de un tirón necesitamos observar diferentes factores.

Para empezar, tenemos que darnos cuenta de que aunque no lo creamos así, hay cosas que hacer antes de ir a dormir. A nadie se le ocurriría salir a la calle nada más levantarse sin llevar a cabo ciertas cosas. Antes de marcharnos por la mañana necesitamos asearnos, vestirnos, quizá maquillarnos, desayunar y probablemente ir al baño. De la misma manera, no deberíamos ir a dormir sin llevar a cabo un pequeño protocolo que nos permita afrontar el sueño como merece. Veamos cuáles son esas cosas que nos ayudarán a dormir bien:

1. Que tu espacio para descansar sea el adecuado

Es muy importante que el sitio que utilices para descansar no sea también el lugar de trabajo, ni el sitio donde también puedes ver la televisión. Tienes que tener un sitio destinado exclusivamente al descanso. El colchón será de firmeza media, ni demasiado blando ni demasiado duro. El ambiente deberá ser propicio para el descanso. Lo mejor será tener luz tenue y que todo esté ordenado. La almohada también es importante, cada persona tiene sus preferencias para esto.

 

Fuente: Pixabay/Pexels

2. Distracciones, las menos posibles

Es muy poco recomendable quedarse dormido con la televisión o la radio encendida. Lo ideal es apagar el ordenador, la televisión, la radio o el móvil, al menos media hora antes de ir a dormir. Si pudieras hacerlo antes sería aún mejor. Este tipo de aparatos, sobre todo las pantallas, estimulan en exceso a nuestro cerebro. Así mismo, evita lecturas inquietantes o discusiones.

3. De grandes cenas están las sepulturas llenas

Si tu estómago está demasiado lleno te costará conciliar el sueño, o quizá te duermas pero te vuelvas a despertar pasado un rato. Para dormir bien necesitas haber cenado al menos una hora antes, si son dos mejor. No obstante, lo contrario también perjudica a nuestro sueño. Algunas personas, sobre todo las mujeres, tienen la costumbre de no cenar o cenar demasiado ligero para conservar la línea. Esto hace que se acuesten con el nivel de glucosa en sangre por los suelos, pudiendo, en muchas ocasiones, hacerlas despertar a mitad de la noche. Cuando el azúcar baja peligrosamente, nuestro cerebro, que consume glucosa como único alimento, enciende los mecanismos de alarma. Esto hace que ciertas dosis de adrenalina se liberen y entonces nos despertaremos. Lo ideal es cenar temprano pero una cena completa. Los cereales integrales serán los encargados de proporcionarnos la glucosa de manera continua, asegurando la calidad de nuestro sueño.

4. Evita el café o el té por la tarde-noche

Tanto el café como el té tienen cafeína y teína, respectivamente, que tienen mucho que ver con la mala calidad del sueño o con que no consigamos conciliarlo. A partir de las 7 de la tarde, evita el consumo de cualquiera de ellos.

5. Practica ejercicio regularmente

Si haces ejercicio de manera habitual, la calidad del sueño mejorará. Esto es debido a que el cuerpo está cansado de verdad cuando vamos a dormir. Si, además, el ejercicio es al aire libre, el ponerte en contacto con los rayos solares también influirá en el sueño. El sol afecta a nuestros patrones y calidad de sueño, ya que es un elemento esencial para nuestro ritmo circadiano. Además, el sol es la mejor fuente de vitamina D, que es fundamental para nuestro sistema inmunitario y para nuestra salud emocional.

6. Evita las siestas

Lo ideal es no hacer siesta si queremos dormir bien por la noche. No obstante, si sientes que necesitas descansar un rato, que no exceda los 15 minutos.

 

Fuente: Pixabay/xiangying_xu

7. Practica ejercicios de relajación

Como hemos dicho antes, lo ideal es crear un pequeño ritual para llevar a cabo antes de ir a dormir. Dentro de este ritual podrías introducir algún tipo de técnica de relajación. La meditación, por ejemplo, es una buena opción. Con quince o veinte minutos de práctica será suficiente. Lo puedes realizar incluso dentro de la cama, a oscuras o con luz tenue y sentado. Te aseguro que después de meditar entrar en un sueño profundo es muchísimo más fácil.

Todo lo que hemos visto apunta hacia un tipo de vida mucho más saludable de la que lleva la mayoría de la gente. Si consigues llevar una vida más pausada, practicas ejercicio suave de manera regular y prestas atención a tu alimentación, la calidad de tu sueño mejorará notablemente.

 

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Estamos trabajando en la versión para dispositivos Apple

Déjanos tu email y te mandaremos un aviso en cuanto la app esté subida y disponible para tu dispositivo Apple.

[ninja_form id=9]

You have Successfully Subscribed!